sec-reposera

Serrat confesó por qué cambiaría a Central por Newell's

Joan Manuel Serrat tiene una relación muy especial con Rosario. El cantor catalán se ha declarado más de una vez ferviente amante de la ciudad y así lo hace saber toda vez que viene, como pasó hace pocas semanas cuando recibió el Honoris Causa de la Universidad Nacional de Rosario.

Pero a la hora de hablar de fútbol, el Nano siempre tuvo preferencia por uno de los dos grandes de Rosario. Su íntima amistad con el querido Negro Fontanarrosa inclinó la balanza para el barrio de Arroyito y Serrat se autoproclama un canalla de corazón.

Pero eso podría cambiar. El propio Nano confesó este sábado que hay una hipotética razón que podría llevarlo a cambiar el auriazul de Rosario Central por el rojinegro de Newell's.

El notable cantante catalán es un confeso fanático del Barcelona. Y, por supuesto, de Lionel Messi. Este sábado, Serrat escribió una columna de opinión en el diario español El País, en el que habla de la posible renovación del contrato del rosarino en el equipo culé, algo que tiene en vilo al mundo blaugrana.

"Querido Leo. Te he visto crecer como futbolista en nuestras divisiones inferiores y llenar nuestras vitrinas con trofeos que nos han llenado de orgullo. Será muy difícil que este club disfrute de otro jugador como tú y la gratitud de los aficionados del FC Barcelona a tí, a pesar de lo efímeros que somos, será eterna", le dice Serrat a Messi.

Y aquí viene la confesión del Nano que importa a los canallas y leprosos: "No quisiera que vistieras otra remera que no fuera la blaugrana pero si en algún momento como en alguna ocasión has dicho, decidieras, terminar tus días deportivos en Newell’s, te juro en el nombre del Negro Fontanarrosa que si mi corazón canalla aún palpita, te acompañará hasta el Parque Independencia vestido de leproso para darte las gracias por tanto, tanto y tanto fútbol".

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo