Se puso una tanga en lugar de barbijo y terminó preso

A esta altura hay que seguir explicando la importancia de usar barbijo para no propagar el virus y muchas personas siguen desconfiando de su eficacia o tomándolo como un mecanismo de control.

Y justamente uno de los que agita esta bandera y prefiere reírse de la pandemia, es el multimillonario John McAfee, fundador de la empresa que lleva su apellido que comercializa antivirus (justamente) para computadoras, que en los últimos días se volvió viral por negarse a llevar barbijo en vía pública y desafiar a las autoridades poniéndose una tanga en su lugar.

Le pasó en Alemania, donde en el aeropuerto le informaron que el uso de cubreboca era obligatorio, pero el empresario se negó a ponérsela y a modo de protesta se puso lo que llamó una "mascarilla tanga". Obviamente todo terminó a las piñas entre el millonario y las fuerzas de seguridad, un ojo morado para McAfee y un día en el calabozo por incumplir las normas.

Una vez en libertad, el millonario defendió el uso de esta particular forma de taparse la boca, y ante la admiración de muchos seguidores, decidió subastar entre sus fans la tanga que usó a 8.000 dólares. Como dice el dicho: "la culpa no es del chancho..."

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo