sec-reposera

Se arma un documental bien rosarino sobre la lucha por la Ley del Aborto

Dos jóvenes rosarinas hace tiempo planearon crear un documental que recapitule toda la historia de la lucha por la legalización del aborto en Argentina con foco en Rosario, una ciudad clave en esa militancia. Este año el sueño se hará realidad. Con la colaboración de muchas otras mujeres, y con grandes entrevistadas, estrenarán la película en diciembre en el cine El Cairo.

Estefanía Andreotti es la directora y Danalí Riquelme montajista, y ambas fueron las ideólogas de este proyecto que tuvieron pendiente durante años. Finalmente, con la excusa de además recibirse de realizadoras audiovisuales por la UAI, avanzaron en el documental como tesis final.

El film fue llamado “ILEgal”, y se trata de “un recuento del proyecto de ley y toda la lucha por la legalización del aborto, desde el regreso a la democracia a fines de 1983, un recorrido de la historia con material de archivo, de cómo nace la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y gratuito, y las 8 presentaciones que ya tiene en el Congreso, con entrevista a la militante histórica Mabel Gabarra, a una médica de la Red de Profesionales por el Derecho a Decidir, y a chicas que hicieron un aborto clandestino o con el protocolo de ILE”. Se trata de un mediometraje que piensan con un proceso de distribución amplio, y al que le tienen "mucha fe" en su reproducción más allá de las fronteras.

Este medio quiso saber un poco más sobre este documental que ya se encuentra en post-producción, y lanzó algunas preguntas a las dos realizadoras.

Rosarioplus: - ¿Por qué vieron esa necesidad de historizar la lucha por la legalización del aborto?

Estefanía y Danalí: -En principio nuestra necesidad fue la de visibilizar una problemática que desde muchos sectores se considera individual pero bien sabemos que es colectiva. Partiendo de esa base buscamos entrevistar a compañeras que hayan puesto el cuerpo y decidido pasar por un aborto clandestino sin saber cómo podía llegar a resultar.

Para visibilizar esta situación era clave narrar la historia del aborto en Argentina, la cual no nace en diputados en 2018, ni tampoco en 2015 con el movimiento nacional Ni Una Menos: la historia del aborto como un derecho en Argentina se remonta a décadas atrás, cuando muchas militantes han hecho un trabajo constante y consciente para llegar a donde estamos hoy.

Es importante conocer nuestra historia y teorizarla para avanzar y no repetir errores. Vimos la necesidad de reunir información y material que si bien estaba al alcance, se encontraba un poco disperso, y en diferentes formatos. Entrevistar a compañeras que militan la causa desde sus inicios y utilizar material de archivo nos sirvió para marcar una cronología y recolectar datos duros.

El aborto no es una problemática nacida en la actualidad. Historizar también nos hace más conscientes del camino que llevamos recorrido, las batallas ganadas y las que todavía tenemos que pelear.

RP: -Si bien es historia reciente, seguramente habrá otros documentales. ¿Es la primera vez que se hace el anclaje en la parte rosarina de esta historia?

E y D: -Si bien no podemos asegurarlo, creemos que sí, que es la primera vez que se trata el aborto legal, seguro y gratuito desde la perspectiva de Rosario como uno de los puntos claves para el desarrollo del proyecto, en un documental. Hemos visto documentales del tema a nivel nacional, algunos hasta dirigidos por varones cis, pero nada similar en la ciudad.

RP: -¿Qué cosas pueden destacar que sucedieron en Rosario como grandes momentos de esta historia, como el momento de la creación del pañuelo verde?

-Probablemente lo más destacable en cuanto a Rosario y su grupo de mujeres militantes no sean los hechos sucedidos en la ciudad sino lo que ellas como colectivo de mujeres representaron y representan a nivel nacional. Pero aquí va una cronología que muestra el protagonismo local:

En 1989 se realiza el 4to Encuentro Nacional de Mujeres en la ciudad de Rosario.

En 1994 durante la reforma constitucional, militantes de diferentes provincias, entre ellas, Mabel Gabarra y Dora Coledesky logran que la prohibición del aborto no entrara en la Constitución, lo cual hubiera hecho casi imposible que hoy se llevara esta lucha adelante, porque se debería estar hablando de reformar la Constitución (lo cual es complejo y sucede cada muchas décadas).

En 2003 Católicas por el Derecho a Decidir lleva a la Asamblea por el Derecho al Aborto, convocada por Dora Coledesky, (y que se realiza en la facultad de Ciencias Económicas de la UNR, en Rosario) 10.000 pañuelos verdes con la inscripción del aborto legal, antes de que existiera la Campaña Nacional, y ahí se realiza la primera marcha con los pañuelos verdes en la cabeza.

En 2005 se crea la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito en Córdoba, en 2007 se presenta por primera vez el proyecto en el Congreso. Ese mismo año la Municipalidad de Rosario adhiere al Protocolo para la atención integral de las personas con derecho a la interrupción legal del embarazo.

En 2012 la ciudad de Rosario comenzó a comprar el Misoprostol (fármaco que se utiliza para abortar de forma ambulatoria y segura) y brindarlo de manera gratuita en todos los hospitales y centros de salud. Pronto se comenzará a producir en nuestros laboratorios y la Municipalidad ya no deberá comprarlo.

Como algo importante y a destacar en Rosario también podemos hablar de una nueva cátedra de la Facultad de Medicina y Ciencias Médicas de la UNR, que funciona desde 2017; esta materia electiva "el aborto como problema de salud" funciona a salón lleno y con lista de espera entre les alumnes, teniendo como profesoras a médicas de la Red de Profesionales por el Derecho a Decidir.

RP: -¿Se trata de su primer trabajo documental? ¿cómo surgió convocar a otras cineastas para colaborar y quiénes son ellas?

E y D: -No, no es nuestro primer trabajo documental, pero sí a esta escala y en estos roles de tanta importancia. Nuestra equipa técnica está compuesta por compañeras del rubro de la realización audiovisual, no somos todas rosarinas de origen, pero todas residimos y estudiamos en Rosario hace muchos años, algunas venimos del interior y otras no.

Con varias hemos ido a la facultad y con otras nos hemos ido encontrando tanto en el colectivo de Mujeres Audiovisuales Rosario (MAR) como en diferentes rodajes de la ciudad.

Nuestra primera iniciativa a la hora de convocar la equipa fue la de trabajar únicamente con mujeres, con la necesidad de, primero, formar, incentivar y consolidar el trabajo entre compañeras, que, como en muchos otros rubros, en el cine, es tarea difícil. Y también porque consideramos que la temática nos pedía un nivel de intimidad y empatía que ningún varón cis o cuerpo sin capacidad de gestar puede alcanzar.

Las cineastas que se sumaron al documental “Por el derecho a decidir” son: Yamila Brandolini, directora de arte, Romina Bruji Ferreyra en fotografía, Jimena Chaves en sonido, Gisela Moreno como jefa de producción, Georgina Bertini como asistenta de fotografía, Lucía Pozzi como vestuarista y maquilladora, nosotras, Dani (montaje) y Estefi (dirección), y mucha más gente detrás que dedicó algo de su tiempo a ayudar.

RP: -¿Qué puede compartir cada una sobre esta experiencia de historizar algo que aún se está reclamando?

Danalí: - Como experiencia personal sobre este proyecto, que si bien ya pasó la etapa de rodaje, aún queda bastante por hacer porque es un documental que va a contar con mucho material de archivo (fotos/gráfico y video) y todo eso hay que construirlo, es un proyecto me emociona mucho poder realizar.

Creo que desde mi lugar como mujer y como realizadora audiovisual tengo que hacer uso de las herramientas que están a mi alcance para poder sumar a esta causa. Cuando surgió la idea con mi compañera y amiga Estefi siempre mantuvimos que lo principal era visibilizar, demostrar que las mujeres y cuerpos gestantes abortaron, abortan y lo van a seguir haciendo. Entonces en este documental queremos poder plasmar todo esto: dar nombres propios, espacios físicos a los cuales poder recurrir y a cuales no, y lo principal: mostrar a mujeres que decidieron interrumpir un embarazo por diferentes razones propias.

Cuando vine a Rosario conocí el feminismo, mis primeras marchas fueron en esta ciudad junto a algunas compañeras que forman parte de esta equipa de trabajo y hoy poder hacer un documental sobre este Proyecto de Ley recorriendo el camino de esta lucha, es realmente muy emocionante.

Estefanía: -A mí personalmente me sucedió que cuando empezamos a trabajar el documental, creíamos que lo concluíamos con la ley aprobada, esto fue a mitad de 2018. Luego del dictamen en Senadores la situación se volvió por un momento algo desesperanzadora, pero de repente el proyecto se tornó más significativo incluso.

Sentí que era el momento justo de recabar toda la información que teníamos de diferentes compañeras, fuentes mundiales, nacionales y regionales, y bajarla, democratizarla, sabiendo que todavía faltaban años, que habrían miles de mujeres muriendo o sufriendo por abortos clandestinos, y era ahí donde nuestro documental podía brindar luz, informar. Ahí donde el Estado todavía se niega a legislar, es donde la militancia y el arte intervienen.

Danalí: -No recuerdo específicamente cuando el aborto empezó a ser un tema recurrente en mi vida, sí recuerdo mi primeros acercamientos a la lucha por mis derechos hace algunos años. Vengo de una ciudad de Entre Ríos que es bastante más chica que Rosario y cuando todavía vivía allá, el feminismo no era un tema recurrente en mi vida, no al menos de forma directa. Rosario me hizo conocer el feminismo, me dio compañeras de lucha y me dio las herramientas para hoy poder estar llevando adelante este proyecto.

Estefanía: -Si tengo que mirar para atrás, recuerdo charlas de mujeres adultas, madre, tías, siendo yo muy chica, hablando de aborto de manera secreta, casi como si fuera una vergüenza, un crimen. Desde ahí siempre me generó intriga el tema. Pero no era algo que se discutiera abiertamente, ni en general, ni en los círculos donde yo me movía.

Particularmente empecé a ahondar en el tema a partir de la gran exposición que tuvo en los medios el femicidio de Chiara, que estaba embarazada, y luego el Ni Una Menos. Más allá de que hacía más años que militaba el feminismo, el aborto era una cuestión que tenía pendiente.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo