sec-reposera

Qué es el "pánico peludo" que enloquece a los australianos

Un poblado de Australia enfrenta todos los años una plaga tan bizarra como real: una extraña maleza que se reproduce más rápido de lo que los vecinos la pueden limpiar

Cada lugar del mundo enfrenta sus propios demonios. Algunas poblaciones viven bajo la constante amenaza de inundaciones, terremotos o incendios forestales. Incluso de erupciones de volcanes. Pero en la localidad australiana de Wangaratta, tienen su propia pesadilla: se trata de la invasión de una maleza nativa que cada año brota masivamente en todo el país.

El Panicum Effesum, o “pánico peludo” para los amigos, es una hierba australiana que se reproduce como plaga. Tienen unos pelitos largos en sus bordes que le valen su nombre particular. El problema es que, ante el clima seco, vuelan y se acumulan por todas partes, formando nubes y ovillos. Los habitantes de Wangaratta pasan horas y horas de sus días limpiando la maleza. Inútilmente, porque reaparece de inmediato.

Convivir con el “pánico peludo” no es poca cosa. Todas las actividades cotidianas están condenadas a ser realizada bajo una maraña de maleza. Salir a colgar la ropa, pasear el perro, sacar el auto: Panicum Effesum everywhere. Además, a los vecinos les preocupa el riesgo de incendio: que no caiga ni una chispa en esas montañas de pelitos. Desde la Municipalidad les dijeron que comprenden la frustración pero que el de la invasión peluda es un problema que afecta a toda la región suroeste de Australia.

Por suerte, la molesta plaga no es dañina para las mascotas. Pero sí para los animales de granja, que obviamente abundan en esa zona rural: si los corderos o las ovejas los comen en exceso como harían con cualquier otra hierba que circula, pueden desarrollar una enfermedad fatal conocida como “cabeza amarilla grande” (qué le pasa a los australianos con ponerle nombres a las cosas).

Mirá el video de cómo el “pánico peludo” ataca:

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo