sec-reposera

Ni la cerveza artesanal se salva: “El que tomaba tres pintas, ahora toma una”

La crisis en escalada que generó inflación con la suba del dólar y recesión no escatima en los sectores que hacía tiempo venían creciendo como en este caso la codiciada cerveza artesanal, y aunque Rosario es un polo en el sector con alrededor de 60 fábricas de diversos tamaños, los industriales reconocieron la baja en ventas por menos consumo y más costos de producción.

Algunas fábricas han cerrado, dos de ellas se fusionaron en una única para reducir costos, y una distribuidora se achicó, aseguró Guillermo Martínez, titular de la fábrica de cerveza artesanal “Ánfora”.

En diálogo con Ariel Bulsicco en Sí 98.9 Martínez aseguró que la baja del invierno fue más acentuada, no menos de un 45% de caída en el consumo, cuando la baja estacional de cualquier invierno que suele ser entre un 20 y 25 por ciento respecto a la temporada primavera-verano”.

La mayor parte de su producción se vende a los bares, y “hay mercado para todas las fábricas, pero la crisis lleva a que la gente consuma menos, los días de semana mucho no se vende, y los que antes tomaban tres pintas ahora toman una”, aseguró lapidario el cervecero.

Lo que más afecta de esta crisis para el sector es la rentabilidad: “Todos los insumos subieron con la suba del dólar y el precio no lo podemos trasladar al producto, y terminamos soportando puertas adentro algunos costos. Absorbimos estos aumentos porque no podemos aumentar más de un 15 por ciento a riesgo de perder las ventas”.

Los insumos de la industria cervecera son importados –que incide la variación del dólar- ó los locales, como la cebada malteada.

Consultado sobre la cantidad de industrias, Martínez sorprendió: “En la zona hay unas 60 o 70 fábricas de cerveza, que muchas son muy chiquitas en total informalidad, diferente a las regularizadas y que forman parte de la cámara que compone a 25 cervecerías”.

El titular de Ánfora aseguró que realmente el boom de la artesanal era real: “Hace un par de años que la actividad venía en franco crecimiento, a pesar de que hubo crisis de algunas industrias y bajas en sectores, nosotros crecíamos. Pero en el último tiempo fuimos golpeados por la realidad, y son números parecidos a lo que ocurre en otras industrias y sectores”.

La inestabilidad impide que se piensen proyectos a más largo plazo, la subida del dólar pone nerviosos a todos, las inversiones se frenaron y todo se hace con más cautela. Sin embargo, reconoció que desde la Cámara de cerveceros se encuentran con cámaras de otras provincias para habar con organismos oficiales para buscar un respaldo en algún impuesto, “hablar con proveedores para financiar con plazos o algo así”.

“El panorama no parece mejorar, solo esperamos que el verano llegue pronto para que el consumo repunte un poco”, finalizó con ánimo de un repunte con la nueva temporada y los primeros calores que invitan a degustar las maltas locales.

Escuchá la entrevista completa al industrial cervecero:

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo