sec-reposera

Los secretos de un oficio inoxidable: el canillita

La ciudad está minada de los tradicionales puestos de venta de diarios y revistas. Las bases de los canillitas son y fueron mucho más que el espacio para hacerse de las noticias del día o de alguna lectura para pasar un rato: son también un punto de encuentro y debate en la gran urbe. Pese a que son parte indispensable de la idiosincracia de Rosario, muchos de los detalles de su trabajo no son conocidos: ¿Cómo se instalan estos puestos en la ciudad? ¿Lo pueden hacer en cualquier lado? ¿Quién regula esta actividad?

Son más o menos trescientos los puestos que se encuentran distribuidos por toda la ciudad. Osvaldo Bunetta, el presidente del Sindicato de Vendedores de Diarios y Revistas, contó en Sí 98.9 los detalles de cómo se maneja uno de los oficios más típicos y pintorescos de la ciudad. 

"Hay un decreto de 2011, en el que se ratifica la ordenanza del 72 a partir del cual se había creado un organismo en el que intervenían la municipalidad y el sindicato y el que se dedicaba a la habilitación de puestos en la vía pública", explicó Bunetta y aseguró que al día de hoy sigue funcionando de esta manera, "con dos integrantes del sindicato, dos del Ejecutivo y un quinto integrante reservado para el intendente y es el que tiene que desempatar en el caso de que haya conflictos de opiniones", detalló.

Además explicó que "la actividad es regulada a nivel nacional y es el Ministerio de Trabajo el que otorga la parada", es decir el permiso para ejercer la actividad, y luego el organismo conformado por el municipio y el sindicato es el que determina el lugar en que se colocará el puesto. 

También explicó que sus ganancias "son del 40 por ciento en el caso de los diarios y del 30 en revistas. Siempre tomando como valor el precio de tapa, que es el costo con que se venden al público". En ese sentido, Bunetta advirtió que "el problema que nos trae es que los diarios de tirada nacional no contemplan los gastos de envío al interior, que son muchos". 

En cuanto al cambio en los consumos de las personas, que hoy tienen acceso a toda la información por internet y a través de dispositivos móviles, expresó que "se supone que nuestra actividad tiene una fecha de vencimiento". Sin embargo, por el momento siguen enraizados en la ciudad.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo