sec-reposera

Los Twitter Bots como ejercicio de lectoescritura

Los bots vienen marchando

Desde que Joseph Weizenbaum allá por 1966 creara a Eliza, el primer charlarrobot de la historia, su descendencia no ha cesado de multiplicarse. Lo mismo que sus complejidades narrativas e interactivas las cuales gracias a los avances en el área de Procesamiento de Lenguajes Naturales (PLN) y el Aprendizaje de Máquinas (Machine Learning) se han elevado a niveles insospechados por aquel entonces.

La creación de bots conversacionales puede representar un terreno laberíntico cuya incursión quede vedada para cualquier usuario no experto. Sin embargo, esto resulta cierto en algunos casos más no en todos. Haríamos mal en asumir que para aventurarnos en esos experimentos es indispensable la guía de un profesional de la programación.

La especialista en narrativa digital y actual directora del proyecto PenLab de Georgia Tech, Janet Murray, en su libro Hamlet en la holocubierta (1999) fue pionera en respaldar la necesidad de avanzar en la composición de estas piezas digitales a partir de entornos creadores que no requieran conocimientos de programación.

“Si este tipo de programas (surgidos de la colaboración entre programadores y escritores) estuviera más extendido, los charlarrobots podrían ser algo más que divertidas novedades […] podrían constituir un género narrativo en sí mismos.” (J. Murray, “Hamlet en la holocubierta”, ed. Gedisa, 1999, p. 233)

El tiempo ha confirmado la intuición de Murray y por estos días asistimos a la proliferación de herramientas cada vez más intuitivas, potentes y exclusivamente orientadas al desarrollo de bots conversacionales en diferentes redes (Sequel, Dexter, Dialogflow, wit.ai y más).

¿Un twitter qué?

Desde mi experiencia docente hace ya unos años que junto a algunos colegas de la universidad venimos promoviendo el desarrollo de bots conversacionales en su gran mayoría inspirados en textos, tanto de corte teórico como ficcional. Con la particularidad de que el formato elegido en todos los casos ha sido el de un Twitter Bot. Un Twitter Bot es básicamente un automatismo textual interactivo que funciona en el entorno de Twitter.

 

Para estas actividades hemos trabajado a partir de la integración de tres plataformas.

  • Planillas de cálculo de Google Drive: sirviéndonos de la posibilidad de edición de muchos usuarios en simultáneo utilizamos esta herramienta para la construcción colectiva de las bases de datos textuales a partir de las cuales cada bot publica.
  • Botize (versión gratuita): de esta herramienta usamos la función para automatizar la publicación de un tweet cada x cantidad de tiempo y para generar respuestas.
  • IFTTT: incorporamos el uso de esta herramienta para desarrollar automatismos ligados a otras condiciones como por ejemplo el clima en una determinada región, fechas y horas precisas, publicaciones en sitios web que usen x palabra, etc.

La creación de Twitter Bots se sitúa sin dudas en un terreno conceptual y experimental muy productivo para las profesiones de tradición humanística. Se instala en la harta fecunda tensión entre la lógica de la Base de Datos y la Narración (Manovich, 2005). Tensión que resulta indispensable ser frecuentada, reflexionada y probada en la práctica.

El twitter bot como ejercicio de lectoescritura

Al partir explícitamente de un texto inicial podríamos decir que este tipo de ejercicio es la escritura de una lectura (Barthes). Esto es, un modo de escritura que hace visible que se ha leído, pero ¿de qué modalidad de escribir la lectura se trata? La pluma periodística ha transitado desde siempre estos modos, la reseña o la crítica literaria son un claro ejemplo. Mucho más aún los formatos de escritura que son moneda corriente en los ámbitos de formación universitaria como el monográfico o los tan temidos parciales (y finales). Sin embargo existe una diferencia notable: todos estos pertenecen al orden del metatexto (Genette), remiten explícita o implícitamente al texto primero, un Twitter Bot no.

Este constituye una transposición en la que se toma al texto inicial como materia prima para trasladarlo en una especie de traducción a las particularidades expresiva del nuevo soporte. Dicho traslado, en el que resulta imprescindible una actitud respetuosa y creativa, la escritura tiende a la forma breve, pero una brevedad que nada tiene que ver con la sinopsis o con el resumen.

Es una escritura fragmentaria a sabiendas de las posibilidades de recuperar la continuidad, la unidad por otras vías propias del soporte (como pueden ser, por ejemplo, las del uso de hashtags). Valiéndose de contratos de lectura vigentes los fragmentos son desplegados con otro ritmo reconfigurándolos y readaptándolos a las condiciones del nuevo medio donde la exclusividad de material textual permite ser desbordada a partir del uso de emojis, imágenes fijas, gifs, videos, etc.

Un Twitter Bot es también un ejercicio de expansión en la medida en que se pone en boca de algunos personajes cosas que no han dicho en la versión papel o se ata ciertas frases pronunciadas en el papel a condiciones externas como pueden ser las condiciones climáticas de una zona geográfica precisa (o algún otro disparador). Dicha tarea requiere una lectura en profundidad del texto de manera de poder desmontarlo con coherencia, y de los personajes al punto de poder imaginar a su nombre intervenciones verosímiles.

Ya sea en su trabajo de adaptación o en el de expansión del texto un Twitter Bot está atravesado en su organización, composición y funcionamiento por una base de datos. Implica la datificación de una narración y quizás de todos los gestos que recorren su proceso de producción sea este el más radicalmente innovador, el que sin dudas anticipa unas competencias que serán cada más necesarias.

A continuación algunos de los ejemplos más destacados de esta experiencia…

Bots en la universidad

  • Filosofando con un robot (@AleBaricco, 2011): 

Se trata de un bot basado en el libro “Los bárbaros. Ensayos sobre la mutación” del escritor italiano Alessandro Baricco. La propuesta que data del año 2011 y en la que trabajaron alumnos cursantes del Seminario de Integración y Producción del quinto año de la Licenciatura en Comunicación (UNR) apuntó a generar de manera colectiva un expansión transmediática (Jenkins, 2008) de la obra Baricco. Denominamos la actividad “dale letra a Baricco” y conceptualizamos su desarrollo como un fanfiction académico, una pieza digital interactiva que enriqueciera las múltiples trayectorias de lectura.

En tal caso quien se adjudica la enunciación de todos los tweets es el personaje llamado Ale Baricco. Este pretende ser una especie de doble digital del escritor italiano quien también tiene una cuenta en Twitter (@bariccoale) en cuya descripción se lee “This isn't a fake” a los fines de dejar claro de que él es el auténtico y no nuestro bot.

Con el tiempo hemos visto como se ha convertido en un genuino sparring de lectura el cual ha despertado en algunos usuarios, no sólo la inquietud por revisitar el texto fuente sino también admiración. Incluso hasta llegó a fomentar diálogos filosóficos (usuario / bot)… el efecto Eliza en su máxima expresión.

  • La ficción en la realidad (@CicatricesSaer, 2015): 

Este bot fue producto del trabajo en conjunto con alumnos de Ciberculturas del quinto año de la Licenciatura en Periodismo (UAI), y tuvo como materia prima textual una ficción: la novela Cicatrices del escritor argentino Juan José Saer.

El libro consta de cuatro partes cada una de las cuales es narrada por un personaje diferente: Ángel (Febrero, marzo, abril, mayo, junio), Sergio (Marzo, abril, mayo), Ernesto (Abril, Mayo) y Luis (Mayo). Siendo este último el autor de un femicidio, acontecimiento que atraviesa todos los capítulos.

Decidimos que la “estrategia de enunciación” de los tuits consistiera en la gran mayoría de los casos en poner en voz de estos personajes cada una de las publicaciones. Por tal motivo no se utilizaron diálogos más que en estilo indirecto, por ejemplo:

Inspirados en las ideas de Ricardo Piglia respecto de la noción de utopía según la cual “no se trata de ver la presencia de la realidad en la ficción, sino de ver la presencia de la ficción en la realidad” (Crítica y ficción, Ed. Debolsillo, p. 118) diseñamos, además de respuestas como las que vimos en el primer ejemplo, un conjunto de tweets cuyo contenido estuviera ligado a la ficción pero donde la condición de su publicación refiera a situaciones “reales”. Por ejemplo:

El siguiente Tweet se ejecuta cada vez que el servicio meteorológico anuncia lluvia en la ciudad de Santa Fe, zona en la que la novela se sitúa de manera indirecta. El que enuncia es el personaje Ángel quien se dedica en pasajes del texto a reportar el estado del tiempo para un diario de esa zona.

El siguiente tweet se publica cada vez que en el diario El Litoral de Santa Fe aparece algún artículo en el que se mencione la palabra “femicidio”. Quien enuncia es Ernesto (Ernesto López Garay), el juez destinado a juzgar el crimen del obrero Luis Fiore.

  • El bibliotecario omnisciente (@ElDeLa109Bis, 2015)

A diferencia de los ejemplos anteriores este Twitter Bot no está basado en un texto en particular sino en todos los textos de la Licenciatura en Comunicación de la UNR, al menos en aquellos que los casi 100 alumnos que componían la cursada consideraron más importantes. El objetivo de esta actividad estuvo vinculado al desarrollo de un dispositivo que sirviera de consulta y/o inspiración para los estudiantes de comunicación en general.

Al momento de la creación del perfil en Twitter se decidió diseñar varios personajes posibles y llevarlos a votación. El elegido fue @ElDeLa109Bis, haciendo alusión a quienes atienden una de las fotocopiadoras más emblemáticas de la zona de “La Siberia”. El perfil de pseudo bibliotecario omnisciente conocedor de todos los textos que hay que leer en cada asignatura (incluso los caídos en desgracia, o los que no te piden que sepas para los exámenes) cuadraba justo con la intención inicial.

El bot, además de responder a palabras claves, twittea frases de textos refiriéndolos a los autores y las asignaturas en las que se los lee…

…comparte recursos para profundizar algunas nociones…

…y da tips para a tener en cuenta para el momento de los exámenes.

Para conocer más detalles y acceder a más información de una vez recorran la base de datos a partir de la cual funciona.

  • Narrativas Lab (2017). Tres bots de cuentos de escritores rosarinos

Narrativas Lab, un espacio de experimentación y producción en el terreno de las narrativas digitales transmediáticas e interactivas. Una integración transversal entre diferentes carreras en las que confluyen estudiantes de realización audiovisual (cortos interactivos), ingeniería en sistemas (videojuegos) y periodistas (Redes, Twitter Bots y cobertura).

Desde hace dos años el proyecto se despliega a partir de textos cedidos por escritores rosarinos. En el 2016 se trabajó a partir cuentos de Maia Morosano, Marianela Luna y Eugenio Previgliano. En el 2017, año en que incorporamos la actividad con bots, contamos con la participación de Daniel Basilio (La noche se presta para pegarle a un viejo), Federico Ferroggiaro (Un tipo en moto) y Javier Núñez (El otro Buendía).

Los Twitter Bots resultantes de esta experiencia son: @PegarleAUnViejo, @UnTipoEnMoto y @ElOtroBuendia

Aquí se puede encontrar un desglose de nuestro recorrido que cada vez abre más interrogantes motivadores. ¿Cuál es el impacto en las habilidades de escritura de los participantes en el ejercicio de diseñar un Twitter Bot? ¿Contribuye esta actividad a su expansión? ¿Cómo se adapta en ella la competencia literaria? ¿De qué forma favorece el desarrollo de la comprensión lectora? Son preguntas cuyas respuestas, como sombras movientes, están aún en vías de decidir su silueta.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo