sec-reposera

Hallaron en San Juan el dinosaurio más grande de la era Triásica

Investigadores encontraron restos óseos del ejemplar

Un grupo de investigadores encontró fósiles que rompieron una teoría que ya había sido aceptada como realidad. Se trata de los restos de una especie de dinosaurio gigante que tiene más de 200 millones de años. Esto lo convierte en el dinosaurio más grande de la era Triásica.

Publicado en la revista Nature Ecology & Evolution por la Agencia de Divulgación Científica(CTyS) de la Universidad de San Martín, se presentó a este nuevo dinosaurio bautizado Ingenia prima, que hubiera sido tres veces el tamaño de los dinosaurios más grandes del triásico conocidos hasta este momento.

Fue hallada en 2015 en un yacimiento en la provincia de San Juan, llamado Balde de Leyes, pero no fue difundido hasta ahora. En este yacimiento se han descubierto cientos de especímenes diferentes desde el 2014.

“En cuando lo encontramos nos dimos cuenta de que era algo diferente. Hemos encontrado una forma, la primera en ser gigante, entre todos los dinosaurios(sic)” afirmó Cecilia Apaldetti, investigadora del Instituto y Museo de Ciencias Naturales de la Universidad de San Juan (IMCN) y del CONICET(Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas).

En la excavación, se encontraron con vértebras del cuello y de la cola, huesos de las patas anteriores y partes de las patas traseras. Fue gracias a estos fósiles que descubrieron que se trataba de la primer especie de dinosaurio gigante que existió. Un dinosaurio hervíboro, cuadrúpedo y de cuello y cola muy largas, de la misma familia de los saurópodos.

Se consideraba que el gigantismo en los dinosaurios se originaba en el periodo Jurásico, hace 180 millones de años, pero tras un estudio a profundidad de los restos del Ingenia prima se encontró que esto se trata de un desarrollo del crecimiento diferente al visto durante la era jurásica.

Según los investigadores, el Ingenia prima tenia un crecimiento óseo cíclico con un tejido diferente a otros saurópodos, lo que le permitía un crecimiento muy rápido. Durante su vida pudo haber alcanzado los 8 o 10 metros de altura. El espécimen encontrado era joven, aún en etapas de desarrollo. Este tenía una altura de entre 6 y 7 metros, pesando aproximadamente 10 toneladas.

Sus huesos presentan “cavidades neumáticas”, espacios vacíos entre los huesos que reducían el peso del esqueleto y permitían un crecimiento rápido. Evolucionaron al gigantismo para poder escapar y defenderse de sus depredadores, hasta que se convirtieron en los saurópodos que ya se conocían.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo