sec-reposera

Habló Gustavo Cordera y encendió tremenda polémica

El músico soltó tremendas frases en una charla con alumnos de periodismo de Buenos Aires. Luego trató de contextualizarlas

“Hay mujeres que necesitan ser violadas para tener sexo porque son histéricas y sienten culpa por no poder tener sexo libremente”. Esta es sólo una de las frases que dijo el músico Gustavo Cordera este lunes.

Fue en el marco de una charla con estudiantes de periodismo de la escuela TEA Arte en Buenos Aires. El músico participaba del ciclo de una asignatura donde de manera habitual acuden personajes conocidos para ser entrevistados por los alumnos.

Fue uno de esos alumnos quien compartió los dichos del “Pelado” en su cuenta de Facebook, donde también se recogen frases como: “Es una aberración de la ley que si una pendeja de 16 años con la concha caliente quiera coger con vos, vos no te las puedas coger. Hay mujeres que necesitan ser violadas para tener sexo porque son histéricas y sienten culpa por no poder tener sexo libremente. Si yo tengo algo bueno para darte puedo desvirgarte como nadie en el mundo. A mí hablame de cómo te sentís y te entiendo, pero si me hablás de los derechos no te escucho porque no creo en las leyes de los hombres, sí en las de la naturaleza”.

Ante el escándalo generado, TEA Arte hizo un comunicado a través de las redes sociales en el que explicó el mecanismo del encuentro. Si bien la escuela no justificó los dichos de Cordera, tampoco los repudió y se centró en remarcar que la conversación no debía salir a la luz.

En el mismo sentido se manifestó Ingrid Beck, periodista y directiva del centro educativo, en su cuenta oficial de Twitter.

 

Esta misma mañana, el músico se hizo eco de la información y de las críticas y habló al respecto en una radio nacional. “Es horrible lo que dije. Me mandé una cagada”, reconoció el artista.

Sin embargo, trató de explicar el contexto en el que dijo las terribles frases. “Yo respondía todas las preguntas como un provocador, fui a hacer un ejercicio consciente, era para provocar”, señaló.

Además de subrayar que adhiere al movimiento Ni una menos aseguró que el rol que le indicaron aquel día fue generar disenso en el debate “No contaron el propósito del encuentro y quedé totalmente expuesto. Leo esa aberración descontextualizada y es horrible, siento vergüenza, me siento un pelotudo. Una vez más me mandé una cagada”.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo