sec-reposera

Fiesta erótica y caótica: confundieron policías con strippers

Efectivos policiales clausuraron una fiesta que no tenía habilitación, donde se prometía “traer al negro de WhatsApp” y se proponían juegos sexuales. Cuando arribaron los policías, los participantes de la fiesta creyeron que eran parte del show

Efectivos policiales y agentes municipales clausuraron un salón donde se desarrollaba una fiesta erótica en la ciudad de Comodoro Rivadavia, cita convocada a través de las redes sociales que reclamaba a sus participantes utilizar antifaces del estilo Cincuenta sombras de Grey y hasta prometía una exhibición del “Negro de Whatsapp”. Hasta ahí, una noticia policial algo llamativa. 

Danny De Vito, un stripper "policía" en la serie Friends.

 

Pero hay un dato clave: los participantes de la fiesta, que se desarrolló el domingo pasado, creyeron que los efectivos eran parte de la organización del evento. Sí, según narra el sitio Patagonico.com, cuando los vieron llegar pensaron que eran strippers disfrazados con trajes de policía. Pero no, eran verdaderos agentes. Agentes que terminaron identificando a las 70 personas que participaban de la fiesta, que además secuestraron 120 litros de bebidas alcohólicas y numerosos juguetes sexuales. La movida no contaba con autorización municipal.

Según confirmaron fuentes oficiales, “los propios inspectores debieron inscribirse antes de arribar ya que en la convocatoria online no se especificaba el lugar”. La fiesta erótica denominada "El cuarto de Grey” aseguraba tener cupos limitados y la consigna para los participantes era acudir con un antifaz. Además, se prometía show en vivo, sorteos, barra libre y Dj en vivo.

El evento estaba destinado a mayores de 21 años y las entradas tenían un valor de $500 para mujeres, $600 para hombres y $1000 para parejas, sumado a una promoción de amigas donde comprando cuatro tarjetas la quinta era gratis.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo