sec-reposera

Estrena la primera serie web orientada al público LGTBI juvenil, y es rosarina

Una comunicadora de 24 años y una cineasta de 27 filosofaban en una de esas charlas de amigas sobre su sensación de que no había en Rosario lugares para salir y conocer chicas y disidencias, así como tampoco veían historias que representen la realidad de las juventudes en la televisión.

La charla derivó en una inquietud: Josefina siempre tuvo un diálogo en su cabeza para una película, y Morena, que nunca había hecho cine, siempre tuvo ganas de escribir un guión. “Desarrollé el diálogo que inventó Jose y se lo mostré al día siguiente. Abrimos una hoja de Drive, el diálogo derivó en otras escenas, y éstas en personajes, y éstos luego en capítulos”, recordó Morena Pardo, la comunicadora social que produce la serie web ‘Quién pudiera’ junto a Josefina Baridón, realizadora rosarina que dirigió el proyecto.

Se trata, como lo anuncia su carpeta de prensa, de “la primer serie web LGBTI filmada íntegramente en la ciudad de Rosario y la segunda en el país con centralidad en feminidades disidentes”. Y el proyecto fue de tal acierto con su contexto histórico social y a su vez de originalidad en la temática por la falta de representación en las producciones audiovisuales, que gustó tanto al INCAA como a Espacio Santafesino, y consiguieron hacerlo realidad ganando sus convocatorias.

Ahora finalmente, el viernes 6 de marzo en la víspera del Día de la Visibilidad Lésbica la serie web ‘Quién pudiera’ tendrá su estreno, a las 21 en Ov. Lagos 790. Posterior al estreno, prometieron “una fiestorta con DJs, sorteos y sorpresas”, con entrada libre y gratuita hasta las 23.30. En el evento se proyectarán los dos primeros capítulos, y se podrá ver desde entonces de manera online a demanda, donde cada viernes se subirá un nuevo episodio.

La fecha del estreno no es azarosa, coincide con la víspera del día en que se conmemoran diez años del asesinato de Natalia “Pepa” Gaitán en Córdoba, y es una fecha que busca celebrar la visibilidad como práctica política. 

Rosarioplus.com quiso conocer un poco sobre la cocina de esta serie web que promete dar que hablar en la cultura local, así como en las narrativas de los contenidos en la industria audiovisual nacional.

—Se trata de una historia que desarrollaron en 2017 ¿cómo y cuándo surgió esta idea?

—Con Jose nos conocimos en junio de 2017 y surgió de una charla de esas que se tienen con amigas y que muchas veces quedan en la nada así como “dejamos todo y nos ponemos un bar en Brasil”.

Una esperada y celebrada escena entre las protagonistas de
Las Estrellas fue disruptiva pero insuficiente.

Me acuerdo que hablamos de la falta de representación de lesbianas y bisexuales en la televisión argentina, estaba en ese momento en el aire la tira de PolKa “Las estrellas”, que veíamos limitada y polémica, pero que tuvo gran impacto en las pibas jóvenes de acá y de otros lados. Entendimos entonces que había una necesidad de representación, porque era muy hegemónica, muy del amor romántico, y de una edad siempre de los 30, y queríamos hablar de las juventudes y de Rosario.

Hablábamos de que no había boliches acá para salir, y el único lugar que veíamos posible cerró. Jose me dijo 'yo siempre quise escribir un guión con esta escena'. Yo le dije que siempre quise escribir un guión, porque me interesaba el formato y el lenguaje audiovisual que no había incursionado. La escena inicial que ella soñaba me quedó tanto en la cabeza que la escribí y abrimos un archivo de Drive que derivó en otras escenas, y éstas en personajes, luego capítulos y todo se fue dando de esa forma.

Después vimos la convocatoria de INCAA para producciones de series web y decidimos ponernos con el proyecto a full y comprometernos a un desarrollo complejo del guión, sumamos a Caro Medina como productora para todo lo que era hacer presupuesto, y así se formó el equipo de Hipólita Films, y ese fue el germen de “Quién pudiera”.

—La trama propone un buen modo de visibilizar algunas vivencias reales y que hasta ahora no fueron llevadas a la industria audiovisual ¿Esto lo tomás como un desafío personal de ustedes con Josefina? ¿Cómo viven esta experiencia de auto-proclama?

—Realmente además de que no había representación de lesbianas y bisexuales tampoco había de las juventudes en general en la tv e incluso series web, tienen mas que ver con la experiencia de los treintañeros. Cuando nos conocimos yo tenía 24 y Jose 27 y nos parecía que hay problemáticas mas especifica de las mujeres de 20 y las feministas de 20. Estaba el contexto del gobierno liberal como esto de recibirte de una carrera y no conseguir trabajo de lo que estudiaste porque falta trabajo en todos lados, ó que trabajas en cualquier laburo y no podes recibirte, es súper digno pero no permite estudiar. Y en el camino vamos conociendo novias, novies, novios y se generan vínculos particulares, amistades con un rol particular de independizarse, ser de un pueblo y que nos banquen nuestros viejos. Muchas pibas no venían de la militancia del feminismo y se sumaron a asambleas, militancia y la rosca política. Todo eso está puesto en la serie ya que vimos que nos merecemos estar, reconocernos en pantalla, vernos y decir qué bueno que estamos las pibas ahí, con los mismos problemas que las protagonistas. Es bastante autoproclama, basarnos en nuestra realidad para contarlo, que sabemos es un recorte también de clase media.

Escena en un boliche donde las protagonistas conocen chicas.

—¿Existe un nuevo modo de narrar en cine de la mano de esta nueva realidad, con juventudes feministas y disidencias como actores políticos? 

—Yo no vengo del campo del cine pero a Jose la conocí entrevistándola en la primera asamblea de mujeres audiovisuales de la ciudad, y entiendo que entre las cosas que mujeres y disidencias más observan es que faltan oportunidades de trabajo, no se contrata a las jóvenes, y planteaban que si existe una manera feminista, y cómo sería, habría que hacer todo de vuelta, porque el modo en que se hace cine hasta hoy es súper jerárquico y es muy tirano en su forma de generar vínculos entre las personas. Eso se está debatiendo entre militantes del sector, en el mundo y en el país. Se está pensando que si vamos a contratarnos entre nosotras debemos traer nuevas maneras de hacer cine más horizontales.

—¿Qué buscan aportar a la industria audiovisual rosarina y nacional?

—Se asocia el hecho de que no hay muchas mujeres trabajadoras en la industria con que no haya historias de mujeres jóvenes, siempre se tiene que contar lo que uno conoce. Al no haber oportunidades para las pibas, tampoco hay historias sobre ellas. Claramente el problema que planteamos como más urgente es la falta de oportunidades acá, cuando la industria esta en Buenos Aires, y con el macrismo se dejó sin recursos a todos. Esto afectó a todos los que no vivimos en la Capital Federal.

En Santa Fe está la particularidad y la fortuna de tener Espacio Santafesino, que esperamos que continúe para contar con esos recursos, que son incentivos, no de financiación y producción, pero permiten terminar una obra grande.

La industria audiovisual es una rama laboral asociada con los varones y ellos siguen siendo mayoría sobre todo en los roles técnicos. Esperamos que este rodaje, que fue extensísimo y maratónico, compuesto íntegramente por pibas (con colaboraciones puntuales de hombres), abra la experiencia para que se replique. Para muchas fue su primer laburo en cine y trabajaron con mucha profesionalidad en el rodaje. Ojalá esto ponga en valor su talento y tengan mas ofertas de trabajo.

—¿Cómo puede hacer un espectador interesado en aportar con su donación al proyecto?

—Abrimos la chance de colaborar porque sinceramente todo se hizo con el dinero de los premios INCAA y Espacio Santafesino, y todavía nos quedan deudas. Mientras desarrollabamos el proyecto nos agarro la devaluación.

Se puede aportar de $50 a mil pesos, todo aporte sirve y lo agradecemos muchísimo. Se puede donar desde ese viernes 6 de marzo en la web de la serie Quién pudiera en una pestaña que dice "Doná".

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo