sec-reposera

Era fanática del orden y ahora brinda tips para que la casa no sea un caos

La arquitecta Noelia del Barco, fanática del orden recuperada, contó sobre su trabajo al que se dedica (también es arquitecta) desde su “casa laboratorio”. Ordenar es toda una ciencia que desde hace un tiempo está en auge por la reducción del espacio en el que se habita y la necesidad de aprovecharlo al máximo. La especialista dio una serie de recomendaciones en una entrevista con Fede Fritschi en Sí 98.9.

Al ordenar se puede, además de tirar lo que no se usa, regalar a gente que pueda necesitar los objetos a descartar, o a un amigo que le gustaba la prenda, “pero si está roto sólo sirve para trapo”.

Para saber desechar, “hay que pensar en lo que realmente no necesitamos, no nos representa porque pasó de moda, nos lo regalaron, o no te gusta cómo te queda. Eso no lo vas a usar ahora ni tampoco cuando vuelva a estar de moda”, lanzó.

La japonesa Mary Kondo llevó el orden a la fama, fue best seller, y logró que desde su blog cualquiera pueda acceder a su método de orden. Pero los argentinos, explicó Noelia, “venimos de la cultura de la abuela que no se tira nada, y se come todo del plato. Todo nos sirve, al tener espacio seguimos guardando cosas, pero en la nueva forma de construcción los espacios son más pequeños, y por eso hay que aprender a tirar”.

Cómo ordenar el placard

Noelia Del Barco dio tips específicos sobre cómo ordenar el placard, esa parte de la casa a la que nunca queremos prestarle un minuto de atención. Aclaró: “Para que no falle el orden hay que decidir solo, para que otro no influya en no tirar cosas”.

El primer paso es sacar absolutamente todo del armario. “Es lo más duro y ese es el efecto choque: ves todo en una montaña y no podés entrar en la habitación. Eso sirve para entender que hay que deshacerse de varias cosas”.

Lo segundo es pensar cómo quiero lucir, salir a la calle, porque muchos guardan de entrecasa “para deprimirme un domingo”, cuando según la especialista “hay que vestir bien para sentirse de más ánimo, y mejora la vida social”.

El tercer paso es ordenar en tres sectores: “Lo que voy a conservar, lo que tengo dudas y lo que se va a desechar. La mayoría va al sector de la duda. Para el sector de desechos va la bolsa de consorcio y se olvidan lo que tiraron. En el sector duda se puede clasificar por si se queda o se va”.

Para las cosas que se descartarán, se puede buscar grupos de donaciones en redes sociales para donar. Libros y cuadernos se pueden donar a estudiantes, o algún mueble ofrecer en nuestras propias redes. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo