sec-reposera

El tango rosarino cuenta su historia en el Festival de Cine Latinoamericano

Es de conocimiento popular el origen del tango en los arrabales de la ciudad de Buenos Aires, antes de popularizarse en todos los estratos sociales y volverse emblema de la música nacional. Sin embargo muy poco suele contarse sobre la historia del tango en Rosario, y dos jóvenes rosarinas realizaron un documental para conocer, sobre cómo llegó para quedarse allá por el 1917, en que Feliciano Latasa compuso la primera canción, y luego llegó el baile.

Toda la cultura del tango se reúne en un solo lugar y desde hace más de cien años, “sacar a bailar” funciona como un ritual casi sagrado. Así nos trasladamos a aquella Rosario de puertos e inmigrantes, con sus melancolías y sueños, y conocer los testimonios para conocer lo que nuestros abuelos vivieron.

Este martes a las 17.30 en cine El Cairo los rosarinos tendrán la oportunidad de conocer esta historia del género del bandoneón de arrabal gracias a que el documental “Rosario 2x4” fue seleccionado por el en 25° Festival de Cine Latinoamericano, para las competencias rosarina y de escuelas de cine.

Los comienzos en la radio del periodista de tango Gerardo Quilicci .

Siete entrevistados, entre profesores, bailarines, letristas, músicos y un periodista de tango, pasaron por el lente de las realizadoras recibidas en la EPCTV Lucía Pittaro y Paula Ovejero, donde una milonga funciona como hilo conductor, con el artista Juan Iriarte y los Cuadrados del tango, un conjunto de músicos que interpretan tangos locales y contemporáneos.

Este documental fue el trabajo de tesis de Pittaro y Ovejero. Filmado durante casi todo el 2016,  estrenó en 2017 donde correspondía: en La casa del tango.

“Nos recibimos juntas con Paula como realizadoras audiovisuales, y debíamos la tesis. Cuando volví de vivir en el exterior, ella me llamó con la idea, porque ella siempre bailó tango, y esto y el cine era cruzar sus dos pasiones. Entonces me entusiasmé con ella, y en el camino (que sabía poquito y nada) aprendí mucho sobre nuestra historia”, recordó Pittaro, en diálogo con Rosarioplus.com.

Lucía y Paula junto al bandoneonista y compositor Cholo Montironi.

Si bien nunca se pensó el proyecto para “exportar” con el turismo rosarino, la cineasta sí reconoce la ambición de que el documental recorra el mundo, y recordó que “en el estreno tuvimos una devolución increíble de los aficionados del tango local, y del público que asistió interesado porque se enteró”. Sucede que, como dice Lucía, “el tango rosarino está bueno difundirlo porque es propio de la ciudad y no muchos lo conocen”.

Consultada por la selección de su film para competir en dos competencias de este consagrado festival, Pittaro recordó emocionada cómo desde hace diez años, que supo de su existencia, fue “a todas y cada una de las ediciones, para conocer las producciones que hay en América Latina, por lo que es un honor que ahora formemos parte”, aseguró.

Según la joven cineasta, el festival ayuda a difundir las producciones, para que llegue a mayor cantidad de gente posible, que no sea “del nicho del cine”, o en este caso, el del tango.

 

 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo