sec-reposera

De qué se trata el fenómeno de los pantalones congelados

Un estadounidense le pone onda al frío extremo de Minnesota: a modo de broma y entretenimiento para el barrio, congela pantalones en las calles. ¿Dónde están los hombres invisibles?

Así como los rosarinos se ven obligados a ponerle onda a los 38 grados de térmica a media mañana, en otras latitudes tienen que ingeniérselas para convivir con quince grados bajo cero sin deprimirse. Un tal Tom Grotting, un vecino común y corriente de la ciudad de Minneapolis, tuvo una iniciativa muy original: a modo de broma colectiva para el barrio, empezó a congelar pantalones y a ubicarlos verticalmente a la vista de todos.

La cosa empezó hace algunos años con dos pantalones en la puerta de su casa, que hacían parecer que había dos hombres invisibles parados por ahí. Inmediatamente llamó la atención de vecinos, transeúntes y automovilistas. Al ver la reacción de la gente, Tom se puso ambicioso: empezó a colocar los pantalones congelados en lugares como la puerta de su trabajo, el frente de un café popular, a los costados de los parquímetros. Y lo que empezó como una broma aislada se convirtió en una tradición de la ciudad.
 

Cada vez que llega el invierno, decenas de vecinos de Minneapolis congelan prendas armando divertidos hombres invisibles que se multiplican por los barrios. ¿Cómo se hace? Muy fácil. Se moja la ropa y, una vez en contacto con el aire frío, empieza a congelarse en la forma que uno le dé: parados, caminando, flexionados. ¿Nadie probó dejar un pantalón sentado? 

Lástima que Rosario no tendrá nunca el frío suficiente para sumarse a la movida. 

El fenómeno de los pantalones congelados se volvió tan viral que llegó a los noticieros latinoamericanos:

 
¡Está de moda congelar tus pantalones!

¡Está de moda congelar tus pantalones! Tienes que ver porqué esto se hizo viral ¿Lo has tratado? #ARV

Posted by AL ROJO VIVO on martes, 19 de enero de 2016


 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo