sec-reposera
En la reposera / Cartelera

Cine debate: "Todos son mis hijos”, la película de las Madres

La casa cultural, social y recreativa de Rosario “Quetepasa” convoca a la charla y proyección del documental oficial de las Madres de Plaza de Mayo, de nombre “Todos Son mis hijos”, estrenado en marzo pasado. La cita es a las 19 en Ricchieri 340.

"Todos son mis hijos" es el documental de Ricardo Soto que retrata la historia de Madres de Plaza de Mayo. El trabajo se aparta del período dictatorial para ahondar en la lucha de las Madres, como movimiento de mujeres, durante sus 40 años de historia.

En 1976 una feroz dictadura cívico militar toma el poder e instaura un régimen de terror con 30000 desaparecidos. Sin saberlo, los genocidas engendrarán a sus perseguidoras: un grupo de mujeres que salen a buscar a sus hijos y que se convertirán en el movimiento político más importante de Latinoamérica, marcando un camino de lucha anti capitalista y de nuevas formas de identidad social. En el ocaso de sus vidas, las Madres de Plaza de Mayo dan cuenta del sentido de la lucha que aun escriben.

 “La memoria es la historia de los pueblos, la historia de los vencidos. Algo anacrónico, que acontece en el presente y unifica a todos los vencidos” precisó Soto, director de la película “Todos son mis hijos”, un relato audiovisual sobre la historia de Madres de Plaza de Mayo.

En su opera prima, este cineasta chileno que llegó a la Argentina en 2005 y trabajó más de cinco años con el organismo de Derechos Humanos, retrata la historia de las Madres desde la dictadura hasta el presente, pasando por el regreso de la democracia y la crisis de 2001.

“El proyecto nace desde el área audiovisual de Madres de Plaza de Mayo. Yo trabajé con las Madres durante 5 años y fue el tiempo de desarrollo de la peli”, comenta Soto. “Hacíamos un programa de televisión por Canal 7 y en el tiempo que nos quedaba investigábamos para hacer un documental que se alejara de las realizaciones anteriores, que quedaban muy empantanadas en el tema de la dictadura y no abordaban a las Madres como movimiento de mujeres, su actualidad y su lucha política más allá del reclamo inicial en torno a la desaparición de sus hijos”.

Sin apoyo económico oficial, la película fue realizada a pulmón gracias al trabajo mancomunado de las Madres con el equipo realizador. “Muchas de las entrevistadas ya no están. Incluso algunas no pudieron llegar a ver el corte final”, explica Soto.

Cuenta que la cercanía entre las Madres y el equipo permitió que realizaran entrevistas largas, de casi dos horas cada una, donde lograron recrear un clima de intimidad que resultó determinante para la película. “Pudimos generar algo que a un documentalista ajeno le costaría mucho”, agrega Soto.

El film se terminó en 2017 y ya fue proyectado en festivales de Francia, Italia, México y Argentina. “Nos pone contentos porque ha tenido más vistos que un documental habitual”.

COMENTARIOS

Seguí leyendo