Analizan prohibir los pogos para la vuelta de los recitales

Las ganas de volver a ver una banda en vivo están empezando a sentirse con algunas ideas nuevas que sin duda van a cambiar la forma de relacionarse con la música durante un recital.

Países como Alemania y Dinamarca ya probaron con los recitales en formato "autocine", donde la gente disfruta del espectáculo sin salir de su auto, mientras que en España se está empezando a implementar el "Sistema Marko", una nueva forma de poder seguir haciendo festivales multitudinarios con un alto nivel de seguridad sanitaria.

Pero es difícil pensar estas medidas a largo plazo para evitar el contacto con el otro durante un recital, por eso la Event Safety Alliance, una organización dedicada a promover la "seguridad de la vida en primer lugar a lo largo de todas las fases de producción y ejecución de eventos", compartió algunas restricciones y regulaciones posibles, que podrían ser incorporadas en futuros eventos en vivo.

En esa lista de 29 páginas que incluye medidas de desinfección y manejo de enfermedades, se ve afectado un punto clave de cualquier recital: hacer pogo. Ese impulso tan primitivo que a muchos hace saltar y gritar podría prohibirse y, eventualmente, desaparecer. 

"No todos podrán pararse al frente del escenario como están acostumbrados; el moshing (acá conocido como pogo) y el crowdsurfing (tirarse arriba del público) son violaciones del distanciamiento social en sí y deberán estar absolutamente prohibidos durante esta pandemia." Además se propone que haya venta decomida y bebida sin contacto directo entre personas y estrictas medidas de limpieza al momento del ingreso de los asistentes. ¿Será posible?

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo