sec-reposera

Alegría: humor gráfico político en tiempos de redes sociales

(Foto de @alegriapolitica)

“El humor gráfico sigue siendo una herramienta muy potente para cuestionar la realidad", analizó el dibujante rosarino Maxi Falcone, integrante de Alegría, un colectivo de autores de historietas que este sábado presenta en la ciudad su segundo anuario.

El proyecto empezó en 2016 tras la asunción de Mauricio Macri a la presidencia: “En ese momento el gobierno era conocido como la revolución de la alegría, por eso el nombre del colectivo”, explicó el artista en diálogo con Rosarioplus.com y agregó que la idea inicial era presentar una “contrapropuesta” ante “tantos medios oficialistas”.

El primer anuario del colectivo, del que forman parte cerca de 40 dibujantes de distintos puntos del país, se realizó gracias al financiamiento colectivo. Este año, sin embargo, lo hicieron junto a una editorial: “El libro es imponente, de calidad y a color, como cualquier libro de arte”, aseguró Falcone.

Alegría tiene una fuerte presencia en redes sociales: al principio utilizaban sólo Facebook como medio de publicación diaria (donde tienen más de 100 mil seguidores), aunque tiempo después se adaptaron a Twitter e Instagram para lograr mayor alcance entre los lectores.

Asimismo, si se habla de redes sociales y humor enseguida surge la idea de “meme”. Al respecto, Falcone analizó que “el meme es el uso de una fotografía o una plantilla a la que se le cambia el texto, y funciona” y subrayó que en Alegría “hay dibujantes que para una ilustración se toman su tiempo. Es algo más trabajado”. 

“Tenemos entre los integrantes del colectivo un grupo privado donde uno plantea un chiste o tira una idea y otro lo termina. O uno lleva un boceto y otros le sugieren cómo mejorarlo, o le dicen si es bueno o no”, explicó Falcone sobre la etapa previa a la publicación de las piezas gráficas.

En relación al contenido del anuario, el artista señaló que algunos de los chisten responden a la coyuntura actual y otros no: “Por ejemplo, Elisa Carrió sale a decir lo de las propinas y surgen varios chistes con respecto a eso pero si no lo lees en el contexto actual la gente se olvida y eso se pierde. Por otro lado, el presidente dice habitualmente ‘lo peor ya pasó’ y eso se puede leer en el 2016, 2017 o 2018 porque son chistes atemporales”.

“El humor gráfico sigue siendo una herramienta muy potente para cuestionar la realidad, plantear una idea. En las redes sociales hay mucha receptividad a causa de, por un lado, la ausencia de medios opositores, y por otro del lenguaje del humor gráfico como un recurso que difiere de lo periodístico”, señaló el dibujante.

“Un periodista no puede hacer una alegoría del presidente masturbándose frente al televisor escuchando las noticias, y el humorista gráfico sí lo puede hacer porque se permite ser más agresivo o exagerado”, concluyó.

Este sábado presentan en Rosario su segundo anuario. La cita será en Bon Scott Bar (Pichincha 131) a las 20 y el panel estará a cargo de Guillermo Dominguez (editor), Maxi Falcone (autor) y Leandro Arteaga (moderador).

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo