Central dejó el alma pero no pudo cerrar la clasificación

Goles al por mayor, polémicas, penales, remates en los palos, enormes atajadas, jugadas preparadas y una expulsión. El partido entre Rosario Central y Palmeiras tuvo de todo pero finalmente no se dio el resultado que los Canayas buscaban. El 3 a 3 obliga a los de Coudet a jugar por la clasificación en la última fecha y deja a los brasileños todavía con chances.

En un partido de defensas flacas (esta vez el fondo auriazul la pasó muy mal), abundaron las situaciones de gol y si no hubo más de seis goles en parte fue por algunas buenas respuestas por parte de los arqueros, aunque tampoco faltaron los remates en los palos.

Pese a que el Canaya inició el encuentro con la pelota en sus pies, un error de Damián Musto permitió el gol de Palmeiras cuando apenas iban cinco minutos. Gabriel Jesús interceptó un mal pase del volante para definir sin problemas ante la desesperada salida de Sosa.

Herido, Central fue a la carga. Un cabezazo de Ruben y un intento de Lo Celso de tiro libre fueron algunos de los acercamientos del Canaya antes de llegar al empate. Donatti se hizo cargo de una falta directa en el borde del área y aunque su remate fue defectuoso, la pelota terminó en el fondo de la red. Era el 1 a 1.

Pero pronto al Canaya lo volvieron a lastimar. Palmeiras, efectivo, aprovechó su segunda llegada para recuperar la ventaja. Gabriel Jesús, de cabeza, estableció el 2 a 1 antes de que se muera la primera parte. Todos los jugadores de Central reclamaron al línea por una supuesta posición adelantada.

El partido abierto que podía imaginarse en la previa fue una realidad. A los cinco minutos del complemento llegó el 2 a 2 por parte de Central. La igualdad auriazul llegó tras una jugada preparada que coronó Cervi con gran definición. 

Y faltaba más. Central se puso en ventaja por primera vez en el partido a los 20 minutos del segundo tiempo. En una noche bravísima el Canaya encontró el 3 a 2 gracias a Marco Ruben, quien cambió por gol un penal que la defensa brasileña le cometió a Musto. Esta vez, los reclamos contra el árbitro ecuatoriano Zambrano llegaron por parte de los futbolistas de Palmeiras.

La noche no dio tregua. En el mejor momento de Central (había sido expulsado Gabriel Jesús en la visita), Palmeiras llegó al empate. Lucas Barrios, que picó en posición adelantada, puso el 3 a 3 a quince minutos del final. Una noche de locos en el Gigante. 

Lo buscó hasta el final. Pero aunque el esfuerzo fue enorme, Rosario Central no pudo abrochar la clasificación en casa y quedó obligado a jugarse el pase la próxima semana en Montevideo ante Nacional. En la noche de Arroyito la defensa auriazul dio demasiadas ventajas ante un equipo que también tenía sus necesidades. Una vez más, la Copa Libertadores demostró que para sacar chapa hay que hacerse fuerte en el estadio propio. Y el Canaya apenas ganó un encuentro en esa condición. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo