sec-juego

Mujeres y clubes: de no admitirlas como socias a dirigentes de primera línea 

Directivas de 27 clubes se reunieron con la intendenta Fein el Día de la Mujer en 2017.

Desde clubes náuticos a las escuelas de fútbol infantil, y de los grandes profesionales a los barriales más pequeños, en casi todos los clubes existe la participación ineludible de socias mujeres. Sin embargo, en los cargos jerárquicos la realidad es otra: de 400 clubes en la ciudad, unos 300 son barriales y en solo 27 hay mujeres con cargos de presidencia, vice, secretaría o tesoreras. En la otra punta, hay 3 instituciones en las que el solo hecho de ser mujer impide ser "socio pleno".

Rosario Central y Newell’s Old Boys plantean, por su parte, un contraste. Hay una mujer en la comisión directiva canalla y decenas en las subcomisiones, mientras que en el club del parque Independencia hubo dos en comisión y tres en prensa, pero todas renunciaron. Sin embargo, en la revisión histórica, se cuenta otra cosa: Newell's fue en donde primero se sumaron mujeres hace ya varias presidencias, mientras que Central cuenta con la primera de su historia, desde el mandato actual de Raúl Broglia.

La participación femenina en cargos jerárquicos va progresivamente creciendo, al igual que ocurre lentamente en empresas y otros espacios, pero en el Jockey Club, el Club Rosarino de Pelota y el Yatch Club Rosario la situación es chocante: las mujeres por estatuto no son consideradas socias plenas, sólo lo son por adherencia (por ser esposas o hijas de socios hombres). Los tres fueron advertidos hace más de 18 años por el entonces defensor del pueblo provincial Rubén Dunda que “vulneran estatutariamente derechos constitucionales incumplidos”. Nada cambió luego en casi dos decádas, a pesar de que se los haya intimado en su momento con la amenaza de que perderían la personería jurídica.

“Pese a que los directivos del Jockey señalaron que las representantes del sexo femenino tienen acceso a los mismos beneficios que los hombres, existen espacios físicos y sociales vedados para las mujeres (…) y nada menos que el derecho a elegir autoridades o postularse para conducir los destinos del club”, planteó Dunda al diario La Capital en una entrevista de 1999. 

Los estatutos de los tres reconocidos clubes no sólo discriminan a la mujer al ponerla en un rango inferior al del socio pleno, sino que “quedaron caducos para el nuevo Código Civil y los derechos internacionales”, según apuntó el director de clubes Emiliano Torno. “En cualquier momento alguien va a poner un amparo y se deberán aggiornar porque no están acordes a derecho, es cuestión de tiempo que se tengan que abrir en breve para que puedan incorporar socias”, consignó el director de Clubes municipal a Rosarioplus.com.

El proyecto de adecuación de la Ley del Deporte provincial.

Además de que los clubes se adecúen al nuevo Código Civil, Torno puntualizó que “hay un proyecto de modificación de la ley de deportes 27.702 (de 1974) de incluir un 33 por ciento de cupo femenino en las comisiones directivas, que fue aprobado en el Congreso Nacional pero no fue luego promulgado por el presidente Macri”. La diputada provincial Claudia Giaccone aseguró a este medio que trabaja “fuertemente para que haya un porcentaje de mujeres en las direcciones de los clubes de toda la provincia”. Fue presentado por ella en la Legislatura Provincial en junio de 2017, y ya fue aprobado en un Dictamen de la Comisión de Promoción comunitaria y deportes. Ahora se debatirá en la Comisión de Constitucionales, para su inminente aprobación y aplicación.

Mujeres del Club Atlético Provincial vistiendo sus colores.

En muchísimos clubes locales (la mayoría) la inclusión de las socias mujeres va por buen camino: el proceso fue paulatino en los últimos diez años y en sintonía con los cambios de la sociedad. De a poco, fueron tomando las riendas con mucha participación activa de mujeres, tanto en cantidad de socias como en subcomisiones, en algunos de forma natural y en otros con la asistencia del Programa "Clubes por la igualdad" que impulsan la Dirección de Clubes y el Instituto de la Mujer. Y en pocos pero destacables clubes, ellas son parte fundamental de la dirigencia: “Por lo menos 27 clubes de la ciudad tienen mujeres como presidenta, vice, tesorera o secretaria, y “todos los clubes de barrio tienen mujeres en sus comisiones directivas”, coincidieron en asegurar Torno y Gabriel Báez, subdirector.

 

Según el registro actualizado de la Dirección de Clubes de la Municipalidad, son alrededor de 400 los clubes inscriptos y regularizados en toda la ciudad. De éstos, unos 300 son considerados clubes de barrio. "Los hay de unas pocas decenas de socios como es el Club Social y Deportivo Balcarce (Balcarce al 4500) con una dirigencia total de mujeres”, a los más emblemáticos con cientos de socios y con mujeres en cargos jerárquicos como los barriales Atlantic Sportmen, Sportivo Alberdi ó el náutico Remeros.
 

En casi todos, las mujeres directivas son jóvenes de entre 20 y 40 años. “Desde hace unos 12 años mujeres jóvenes y también mayores vienen cambiando la realidad, muchas de ellas son presidentas: Sol Nieto en Atalaya es la presidenta más joven de todas”, destacó Pablo Pérez, director del Programa de fortalecimiento de clubes Rosario Más Deporte.

Mujeres y niñas en el Club Atlético Deportivo Suderland.

En el club Balcarce son seis o siete mujeres de más de 50 años que tomaron la posta. “Es un club chico con actividades no convencionales, con yoga, zumba, artes marciales. Lo recuperaron ellas luego de que funcione solo el bufet como un bar de mala muerte”, desarrolló Torno, a la vez que destacó: “Es un rol importante el de la mujer en la recuperación de muchos clubes abandonados hace tiempo y que ellas reactivaron, como paso en Balcarce y también en La Carpita Duc, de calle Junín e Iguazú”.

De los clubes considerados barriales, unos 170 se ubican en el centro y macrocentro de la ciudad, destacó el subdirector Gabriel Báez. Casi un centenar son clubes escuela de fútbol infantil, donde si bien la actividad deportiva se enfoca específicamente en este deporte, se organizan de igual manera que los demás clubes, y “ahí la participación de las madres en la mayoría de los casos es muy activa, y sube la cantidad de prácticas de futbol femenino también”, recordó Torno.

Profesoras en el sector de judo del Club Náutico
Sportivo Avellaneda. 

Finalmente, unos 30 son los clubes náuticos de la costa local, y en todos hay mujeres en comisiones directivas también. Éstos son un híbrido en esta calificación, ya que no serían ni barriales (porque cuentan con socios de diferentes zonas), ni profesionales, ya que no se dedican a profesionalizar equipos de fútbol como sí lo son los fabulosos cinco: Newell’s Old Boys, Rosario Central, Tiro Federal, Central Córdoba y Atlético Argentino.

En su tarea de asistir en el que llaman “proceso de normalización” de los clubes, la Dirección de Clubes municipal busca que se ajusten a la normativa de clubes, y a su vez incentivar a que apliquen el concepto conocido como “cupo femenino”, aunque éste no es una obligación, ya que en la mayoría de los casos los estatutos directamente no distinguen una discriminación positiva a las socias mujeres. “No hizo falta porque las fueron incluyendo naturalmente, pero estaría bueno que lo expliciten en un futuro porque por lo menos deben ser consideradas como socias”, opinó Torno.

Otra es la tarea de la Inspección de Personas Jurídicas provincial, que controla el cumplimiento de los clubes con sus propios estatutos como asociaciones civiles, y puede exigirles que sus normas sean acordes a derecho como es el caso de los tres clubes que no consideran a las mujeres como socias.

Jóvenes disfrutando el verano en el Club Regatas.

Todas las imágenes ilustrativas de mujeres en los clubes fueron tomadas de las Fan Page en Facebook de cada club, exceptuando por el recorte de diario y el artículo de Ley del Deporte. 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo