sec-juego

Los runners, una tribu que suma cada vez más adeptos en Rosario

Hacer actividad al aire libre es algo que los rosarinos se están tomando muy en serio. En la ciudad se multiplican, a un ritmo vertiginoso, los grupos de runners (corredores en inglés). Sí, gente que se junta para correr, correr y correr. Son tantos que ya rigen ordenanzas para regular la actividad con el objetivo de cuidar la salud, el espacio público y la leal competencia. 

 

En diálogo con el periodista Ariel Bulsicco, en Sí 98.9, el subsecretario de Recreación y Deporte de la ciudad, Adrián Ghiglione, aseguró que "hay una ordenanza, la 9290, que indica que los grupos de entrenamiento tienen que registrarse en la subsecretaría de deporte y tienen que cumplimentar algunos requisitos, como tener una empresa de emergencia médica, un seguro de responsabilidad civil, exigirle a los integrantes el certificado médico y que quien imparta la actividad sea un profesor de educación física". 

Estas medidas buscan cuidar no sólo la salud de los participantes sino de los profesores a cargo, que ante cualquier eventualidad están cubiertos. "Una vez registrados ya pueden estar en el espacio público", aseguró el funcionario. En la actualidad son cerca de 20 grupos habilitados en la ciudad, aunque en realidad parece que fueran más: es que dentro de un mismo grupo existen subgrupos con distintos puntos de encuentros, horarios y niveles.

Además Ghiglione destacó que en este tipo de grupos "la actividad física no está liberada sino que hay un profesional que la guía", lo que evita desgastes innecesarios y lesiones producto de la exigencia indebida.  

También detalló que "si bien no hay un cupo máximo por grupo, sí se sugiere que no haya más de treinta personas por profesor" para que todos los participantes estén en la mira de los responsables, pero en ese sentido aseguró que "lo que se ve es que cuando hay grupos muy numerosos se ponen varios profesores a cargo". 

 

Finalmente aclaró que si bien se fomenta la actividad porque la consideran saludable y no se cobra ninguna tasa a los que llevan adelante la misma, sí se atiende a "que no se use el espacio público para montar un gimnasio". De todos modos, "sí se permiten algunas colchonetas, algunas pesas, pero no más que eso ya que tampoco se pretende fomentar una competencia desleal con quien tiene un gimnasio", explicó. 

La entrevista completa 

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo