Daniela "Bonita” Bermúdez: "Me gustaría llegar a Las Vegas"

Conocé a la joven boxeadora villagalvense que ganó el título mundial de la categoría supermosca, y que hace poco lo revalidó en la defensa que hizo en Tokio. Una chica de barrio que ayuda a su papá albañil, pero que ya escribe su nombre en la página mundial del deporte de los guantes

Pelea desde los 14 años. Después de cien combates amateurs decidió ser profesional y obtuvo el cinturón supermosca de la Organización Mundial de Boxeo. Copiando los movimientos de Sugar Ray Leonard, Maravilla Martínez y La Tigresa Acuña, Daniela Bermúdez no para de crecer y dejar al boxeo rosarino bien arriba.

"Me gustaría llegar a Las Vegas", afirmó Daniela “Bonita” Bermúdez, en su visita a los estudios de Sí 98.9. La boxeadora oriunda de Villa Gobernador Gálvez derrotó por nocaut técnico en el cuarto round a la japonesa Tomomi Takano, en Tokio, y retuvo por segunda vez su título supermosca, que había obtenido en Bariloche. 

"El cinturón lo gané en Bariloche y lo defendí en Tokio", explicó Daniela y agregó: "Gracias a Dios, salió todo como lo hicimos en el gimnasio".

Al definir su estilo, la Bonita admite ser “muy de contragolpear” y aplicada en cuanto al entrenamiento. "Tenés que ser constante en el gimnasio y hacerle caso al profesor", reconoció.

En cuanto a las peleas, la joven de 26 años contó que su madre sufre cuando la ve pelear pero sabe que a ella “le gustan las piñas”. “Después de una pelea me quedé con los dos ojos morados", dijo Daniela.

Daniela Bermúdez y su padre Tito en el ring.

"Gracias a que ella aprendió, pudo conocer la Argentina completa", valoró Tito, padre y entrenador de Daniela. "La empecé a entrenar a los 14 años, también entrenaba a su hermano", señaló el ex boxeador y albañil, y afirmó: "En el rincón no soy el padre, soy el entrenador".

Tito tiene seis hijos, de los cuales cuatro se dedicaron a practicar boxeo. Al igual que su hermanos, la Bonita trabajaba para ayudar en su casa y después entrenaba. Las exigencias del profesionalismo la obligaron a dejar su actividad laboral y educativa. “Entreno tres veces por día. No soy de salir y me cuido en las comidas”, reconoció con orgullo la deportista rosarina. 

La nota completa

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo