sec-juego

Así fue el año de los rosarinos convocados por Sampaoli

Una vez más, la ciudad volvió a nutrir a la Selección argentina con sus talentos. De los 23 convocados, seis nacieron en Rosario y para cuatro de ellos será la primera experiencia mundialista, aunque todos están acostumbrados al rodaje internacional. A los subcampeones en Brasil, Messi y Di María, se suman Éver Banega, Cristian Ansaldi, Giovani Lo Celso y Nahuel Guzmán. ¿Cómo les fue en este año? ¿Qué fue lo que hizo posible el llamado del entrenador? En Rosarioplus.com repasamos los últimos meses de cada uno.

A sacarse la espina

Con Barcelona, Lionel Messi volvió a ganar la Liga y la Copa del Rey, pero la Pulga todavía se lamenta por no haber podido hacerlo mejor en la Champions League. El capitán del seleccionado tuvo otro año muy bueno, aunque por ser un deportista competitivo al máximo seguramente querrá levantar la Copa del Mundo en Rusia para sacarse el sabor amargo que lo acompaña desde 2014. De cualquier manera, algo más cauto, en la previa Messi declaró que hacer un buen Mundial será estar entre los cuatro mejores.

A lo largo de la temporada, el capitán de la selección jugó 5.444 minutos con 52 goles convertidos (un gol cada 104 minutos) sumando sus compromisos con Barcelona y la albiceleste. El domingo pasado jugó un puñado de minutos en el  Camp Nou y llega sin problemas físicos. 

Contra las críticas

Ángel Di María fue en los últimos años uno de los futbolistas más criticados por el hincha argentino, pero casi nunca se perdió un compromiso. Fideo es apuntado por sus problemas musculares en partidos determinantes, pero cuenta con la confianza de Sampaoli quien lo elogió hasta el hartazgo. En PSG sumó varios minutos, sobre todo en la última parte de la temporada y luego de manifestar su malestar por no ser un titular indiscutido.

Al ex Rosario Central no se le hizo tan sencillo hacerse un hueco en un equipo plagado de estrellas, pero al final fue parte importante en la obtención de la Ligue 1. Acumuló en el último año 4922 minutos de acción y 25 goles.

El fútbol le dio revancha

Cuando en la previa de Brasil 2014 Alejandro Sabella dejó fuera de la nómina a Éver Banega, las críticas llovieron contra el entrenador que lo había tenido en cuenta durante los partidos previos. El ex Newell’s estará en Rusia tras hacerlo bien en el Sevilla, donde se convirtió en un mediocampista de juego y dejó atrás al típico volante central que supo debutar en Boca.

Generalmente titular en el conjunto andaluz, tuvo 2118 minutos en cancha y cinco goles convertidos. Jugó su último partido el 12 de mayo pasado y lo hizo en la función de volante creativo, por delante de dos medios de quite.

El que pegó “el estirón”

En 2014 lo vio por televisión y ahora, después de sorprender a propios y extraños con la camiseta del PSG, será parte de la Copa del Mundo. Giovani Lo Celso debutó en la primera de Rosario Central en el año 2015 y sus grandes actuaciones lo llevaron de un salto al poderoso equipo francés donde terminó como titular, rodeado de grandes estrellas.

Después de unos pocos meses de adaptación y con apenas 22 años, el enganche acumuló la impensada suma de 2730 minutos en la temporada 17/18. En PSG hizo el sacrificio de jugar en una posición que no es la suya (volante central) y lo hizo de buena forma, incorporando otras herramientas que no se le habían visto en el fútbol argentino. Esa polifuncionalidad gusta a Sampaoli.

La sorpresa

Aunque en Rosario es conocido y dejó un buen recuerdo, el nombre de Cristian Ansaldi sorprendió a más de uno al meterse entre los 23 mundialistas. El Colo, un trotamundos, se afianzó en la Serie A con la camiseta del Torino jugando en distintas posiciones y con varias dibujos tácticos.

El lateral-volante que se adapta a cualquiera de las dos bandas jugó en el Toro 1868 minutos, la mayoría de ellos en este 2018. Antes de eso, le había costado encontrar continuidad en equipos como Inter o Atlético Madrid, aunque conoce bien lo que es triunfar en Rusia, donde defendió los colores del Zenit y el Rubin Kazán.

El último pasajero

Aunque fue parte del extenso trayecto entre Brasil 2014 y Rusia 2018, Nahuel Guzmán estuvo a punto de quedarse afuera del Mundial. Tras pasar 24 horas de angustia, la lesión de Sergio Romero le dio revancha al Patón, quien lleva varios años de éxtitos en el fútbol mexicano.

Con 4230 minutos disputados en el último año, Guzmán sumó en Tigres más minutos que cualquier otro arquero en la convocatoria. Su último partido en la Liga MX fue el válido por los cuartos de final ante Santos Laguna, con derrota 2 a 0.

COMENTARIOS

*Los comentarios que integran esta discusión no representan la opinión de RosarioPlus. Son opiniones personales de los usuarios

Seguí leyendo