La reforma previsional aprobada por el Congreso, este martes por la madrugada, contempla entre sus artículos el cambio en la fórmula que se utiliza para aumentar las jubilaciones y las asignaciones familiares.

Desde el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas criticaron la modificación de la ley de movilidad y anticiparon que el impacto en los haberes jubilatorios y en las asignaciones familiares será negativo.

La Ley 26.417 de prestaciones previsionales, sancionada en octubre de 2008, establecía una fórmula donde las jubilaciones se incrementan dos veces al año (en marzo y en septiembre), y para su cálculo se tomaban variables como los recursos de la ANSES y los ingresos de los trabajadores formales para aumentar los haberes jubilatorios.

Cálculo de movilidad anterior (Fuente: Ley 26.417).
Cálculo de movilidad anterior (Fuente: Ley 26.417).

A partir de la norma impulsada por el Gobierno Nacional y sancionada este martes por Diputados, la fórmula que determina la movilidad se basa en un 70% en las variaciones de la inflación medida por el INDEC y en un 30% por la variación salarial medida por la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables (RIPTE). Además, en 2018 se le sumará a la actualización, por única vez, un bono compensatorio para "equilibrar" la pérdida de dinero en el próximo año.

Tomando ambas fórmulas, el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas realizó una estimación del haber mínimo según la variante anterior y la propuesta oficial de cambio de
fórmula que hoy ya es ley, con el agregado del bono compensatorio.

Fuente: IPyPP
Fuente: IPyPP

En el caso del conjunto de jubilados que hayan computado aportes en su vida activa y que perciban haberes inferiores a los 10 mil pesos, el bono compensador será de $750 pagado por única vez en el mes de marzo. Considerando que la anterior fórmula de movilidad preveía desde marzo a agosto del 2018 un haber de $8.311,9 producto de un aumento del 14,7%, se verifica que el haber promedio que surge de la fórmula propuesta por el gobierno, de $7.970,3, es inferior en $341,6.

En el acumulado del período en cuestión, la pérdida del cambio de fórmula, a pesar del paso del bono, asciende a $2.049,6 por cada jubilado. Por lo tanto, la reforma previsional contiene una confiscación del haber del orden del 28,3%.

Fuente: IPyPP
Fuente: IPyPP

En el caso de los jubilados que hayan accedido al haber jubilatorio por medio de la moratoria previsional –que representan el 40% del total de beneficiarios del sistema- y que
perciban haberes inferiores a los $10.000, el bono compensador será de $375 pagado por única vez en el mes de marzo, la mitad de lo estipulado para el grupo anterior. Considerando que la antigua fórmula de movilidad preveía desde marzo a agosto del 2018 un haber de $8.311,9 producto de un aumento del 14,7%, se verifica que el haber promedio que surge de la fórmula propuesta por el gobierno, de $7.907,8, es inferior en $404. En el acumulado de período en cuestión, la pérdida del cambio de fórmula, a pesar del paso del bono, asciende a $2.425.

Por lo tanto, en este caso que contiene un bono injustificadamente de menor valor, la reforma previsional contiene una confiscación mayor del haber, del orden del 33,5%.

En el caso de las asignaciones familiares del sistema no contributivo (la AUH) el bono compensador será de $400, también pagado por única vez en el mes de marzo. Considerando que la anterior fórmula de movilidad preveía desde marzo a agosto del 2018 un monto de $1.619,6 producto de un aumento del 14,7%, se verifica que la asignación promedio que surge de la fórmula propuesta por el gobierno, de $1.595,3, es inferior en $24,3. En el acumulado de período en cuestión, la pérdida del cambio de fórmula, a pesar del paso del bono, asciende a $145,5.

Finalmente, la reforma previsional contiene una confiscación del monto de asignación universal por hijo para la familias más vulnerables del orden del 10,3%.

Según señalaron desde el Instituto de Pensamiento y Políticas Públicas, "hasta tanto no se publique el decreto queda pendiente responder qué pasará con las pensiones no contributivas, los jubilados y pensionados con ingresos superiores a los $10.000 y el resto de las asignaciones familiares por hijo de los monotributistas y asalariados registrados".