Más de 40 organizaciones sociales que participaron del programa Nueva Oportunidad se encuentran en alerta por la falta de certeza acerca de la continuidad del plan en los meses de enero y febrero, los más críticos del año para los barrios populares y la contención de los jóvenes destinatarios de esa política social.

"Los meses de enero y febrero son críticos en los barrios porque hay una alta tasa de suicidios y un crecimiento del consumo problemático en la juventud", se alarmó Débora, integrante de la organización Juntos a la Par, de barrio Fontanarrosa, en diálogo con Rosarioplus.com.

Según indicó la referente social de la ex Zona Cero, el programa que capacita a 18 mil chicos en toda la provincia (más de 7600 en Rosario y Gran Rosario) finaliza en diciembre y la continuidad del convenio durante el verano no está asegurada.

"La idea es que se nos atienda antes del cambio de gobierno y que podamos trabajar en cómo vamos a enfrentar el verano si no nos aseguran la continuidad del programa", comentó la militante barrial, que forma parte de las 40 organizaciones que se unieron para reclamar la persistencia del plan cuando asuma la gestión de Omar Perotti. 

En cuanto a la importancia del Nueva Oportunidad en los barrios, Débora dijo: "A los chicos se les dio un sentido de pertenencia, eso es lo que cambio y ayudó a las organizaciones sociales. Poder hacer los cursos y tener ese presupuesto para los insumos, hizo que una organización pueda contener a jóvenes en el barrio".

Las capacitaciones se dictan en Centros Comunitarios, Cooperativas, Centros de Convivencia Barrial, Centros de Salud, clubes, vecinales, organizaciones sociales y políticas, centros productivos de la Municipalidad, escuelas técnicas y primarias nocturnas.

"El programa fue fundamental porque nos dio una base para trabajar y resolver los diferentes conflictos que hay en el territorio", afirmó la integrante de Juntos a la Par y reiteró: "Es una herramienta muy importante para contener a jóvenes en un contexto de crisis". 

El próximo jueves 14 de noviembre, las organizaciones sociales y los beneficiarios del Nueva Oportunidad realizarán una masiva marcha desde la plaza San Martín (Moreno y Santa Fe), frente a la sede de Gobernación, hasta la plaza 25 de mayo (Buenos Aires al 700), para reclamar un mayor presupuesto para la juventud y las organizaciones sociales y que el programa se convierta en ley.

A fines de septiembre, el gobernador Miguel Lifschitz presentó un proyecto de ley en la Legislatura para que el Programa Nueva Oportunidad se convierta en una política de Estado, es decir, una acción de gobierno a largo plazo, independientemente del frente político que se encuentre al frente del Ejecutivo provincial. Una iniciativa similar habían impulsado otros espacios políticos como el Frente Social y Popular.

Más para las juventudes

A través de un comunicado, las organizaciones reclamaron ser parte de la discusion del presupuesto que se asigna a las políticas de juventudes. "Tenemos en claro que lo que se ha dispuesto hasta acá no es suficiente, pero también sabemos que es necesario cuidar lo que hemos logrado hasta el momento", sostuvieron.

Quienes reclaman por la continuidad asegurada del Nueva Oportunidad aseguraron que "muchos pibes y pibas han encontrado en estas propuestas espacios que antes les eran negados o que sólo ofrecíamos las organizaciones, sin ningún tipo de acompañamiento estatal".

Además, aseguraron estar al tanto de la "importante erogación" que representa el plan, aunque "tiene una muy baja significación en cuanto al porcentaje que representa en el presupuesto general".

"Así, este programa implica una inversión social del estado provincial de $50.000.000 mensuales, es decir, unos $600.000.000 anuales, lo que representa un 0,21 del total del presupuesto de la provincia de Santa Fe", concluyeron.