Las salas de teatro independiente de Rosario cerraron sus puertas el 20 de marzo pasado, cuando se decretó el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio, y a pesar de las flexibilidades posteriores no pudieron volver a la actividad. Desde Asociación de Teatros Independientes (ATIR) denunciaron que la actividad está en emergancia y pidieron que ayuda "real" del municipio y la Provincia.

"La situación de teatristas y salas de teatro es apremiante. Con las salas cerradas desde el inicio de la pandemia, ya llevamos 6 meses inactivos", lamentó el actor y dramaturgo Gustavo Di Pinto, en diálogo con Rosarioplus.com.

El fundador y director de programación de La Morada Teatro comentó que este año las actividades en los diferentes espacios teatrales de la ciudad no pudieron empezar, ya que el cronograma anual de talleres abarca de abril a noviembre, y la cuarentena se estableció a fines de marzo. "Esto implica que tanto los grupos que producen en esos espacios, mas los grupos que presentan sus obras en los mismos y los talleristas que dictan cursos anuales se encuentran sin poder trabajar y con muy pocas expectativas de que esto se resuelva este año", señaló.

Según el relevamiento realizado por ATIR, en 2019, las salas de teatros de la ciudad llevaron a cabo 111 talleres artísticos, dirigidos por 90 docentes y con una asistencia aproximada de 1500 alumnos. Este año, sólo 342 personas participaron de los 32 talleres que se pudieron dictar bajo las restricciones del ASPO. En cuanto a las obras, 1597 funciones que estaban programadas para este 2020 fueron suspendidas y casi 70 mil espectadores se quedaron sin ver teatro este año.

"Los pocos ingresos que pudieron generar algunos teatristas tienen que ver con funciones por streaming o algunos talleres que con protocolos especiales y muy pocos alumnos pudieron comenzar a desarrollarse, pero en proporción esto es mínimo", indicó el director de teatro.

En cuanto a los subsidio que reciben las salas de teatro independiente de Rosario, Di Pinto explicó: "Contamos con el apoyo del Instituto Nacional del Teatro (INT) que con una acción rápida y oportuna implementó lo que dio a llamar el Plan Podestá, un programa de contingencia para paliar lo que era evidente que sucedería, dado el estado de vulnerabilidad al que estamos expuestos los artistas en general".

El plan de emergencia orientado a la "Preservación Operativa de Elencos, Salas y Teatristas Argentinos" (PODESTA), fue lanzado por el gobierno nacional con "el objetivo de brindar respuesta inmediata a la situación de suma fragilidad en la que se encuentran las comunidades teatrales independientes de todo el país", según aclararon desde el Ministerio de Cultura de Nación. 

Este programa contempla cambios en los procesos de tramitación de solicitudes de subsidios y ayudas especiales orientadas a espacios escénicos, espectáculos, grupos de teatro independiente y eventos.  "En la actualidad, el INT está pensando en una nueva etapa del plan", anticipó el fundador de La Morada Teatro.

Sobre la ayuda económica por parte de la Municipalidad y la Provincia, Gustavo comentó: "A pesar de las acciones llevadas a cabo por ATIR, las respuestas solo fueron buenas intenciones, en el mejor de los casos".

"Por suerte, por el momento no tenemos que lamentar cierres de salas pero en el futuro, y dadas las expectativas a mediano plazo, la situación puede ser mas apremiante", manifestó el dramaturgo, y añadió: "En nuestro caso, por ejemplo, alquilamos el local en el que funcionamos y contamos con la comprensión del locador pero el año que viene tenemos que negociar el nuevo contrato y el panorama no esta nada claro, ni siquiera para el año que viene; por lo cual se hace difícil asegurar la continuidad".

Para visibilizar la situación de los espacios artísticos de la ciudad, la Asociación de Teatros Independientes de Rosario comenzó una campaña en las redes sociales bajo los hashtag #TeatrosEnEmergencia, #EmergenciaCulturalYa y #ExencionImpositivaYa.