El pasado 6 de julio trascendió la posibilidad de un acuerdo entre Argentina y China para impulsar el crecimiento del sector porcino y exportar al país asiático. De concretarse implicaría una duplicación de la producción del país durante los próximos cinco años.

Según las primeras informaciones, se instalarían aproximadamente 25 granjas en el territorio nacional, especialmente en el noroeste del país. Al conocerse la noticia, ambientalistas y ecologistas manifestaron su oposición inmediatamente.  

En Rosario, un grupo se autoconvocó para manifestar y visibilizar su desacuerdo. Este viernes se programó una acción presencial en la peatonal Córdoba, frente a la Bolsa de Comercio, a partir de las 16.30.

Distintas agrupaciones se encontrarán en la intersección con calle Corrientes para realizar intervenciones artísticas y visibilizar el conflicto. 

En diálogo con Sí 98.9, Magalí Gómez, detalló los puntos claves del reclamo: "Sabemos que en el 2018 China sacrificó cerca de 300 millones de cerdos por un brote de la PPA (Peste porcina africana), son enfermedades con potencial de pandemia. El virus vive en el animal, el problema se genera cuando salta a alguna persona, como pasó con el Covid-19".

Al respecto agregó: "China que hasta ese momento era el mayor comprador de granos transgénicos de Argentina, ahora quiere exteriorizar su producción de carne de cerdo. ¿Por qué lo hace? En realidad lo que está exteriorizando son los riesgos, China es señalado como el generador de pandemias". 

Gómez denunció en contacto con Ariel Bulsicco que "la información ha estado blindada y Cancillería ha cambiado los comunicados en las últimas semanas".

Además, sostuvo que "la OMS ya confirmó que estas granjas tienen inconvenientes sobre el estado sanitario".

"Se sabe el peso que tiene en nuestro país el agronegocio y el Concejo Agroindustrial Argentino. En esto no hay grietas, para los negocios están todos de acuerdo", sentenció.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Texto de @cele.activista ➡La primera vez que escuché la palabra ECOCIDIO fue en boca de Damián Verzeñassi, médico rosarino a cargo de los campamentos sanitarios en pueblos fumigados, en el juicio internacional en La Haya a Monsato-Bayer. ☠Casi 4 años después, el gobierno de @alferdezok en connivencia con la oposición partidaria refuerzan el aniquilamiento sistemático y deliberado de los ecosistemas como POLÍTICA DE ESTADO. ☠@felipesola_ok una vez más pretende torcer el futuro de un país entregando la soberanía alimentaria tal como lo hizo en la década del '90 empujando a productores a pactar con el agronegocio del mal desarrollo. ☡Prometen trabajo. ☡Prometen sustentabilidad. ☡Prometen soberanía alimentaria. ☡Prometen progreso. ��Nosotres también prometemos. Prometemos que sus negocios no van a poder avanzar MÁS. ��Somos resistencia. ��Somos comunidad. ��Somos la semilla de la rebeldía que no pudieron envenenar. ��Somos los animales que no pudieron encerrar. ��Y vamos a poner el cuerpo por la liberación humana, animal y de la tierra. Se terminó la toma de decisiones a espaldas de la comunidad. ✋SE TERMINÓ. . . . . . . . . #soberaníaalimentaria #bastademataranimales #ecocidio #extractivismo #liberacionanimal #leydehumedalesya #cerdos #modeloagroexportador #bastadefalsassoluciones #pueblosfumigados #comunidadesindigenas #pueblosoriginarios @xrargentina @xr.rosario @xrargentina @p.i.a.r.a._ @loanimalespolitico @solesbarruti @fridaysforfuturerosario @fridaysforfuture.arg @voicot @mmujeresindigenas @trabajadoresdelatierra @moiraivanamillan @flaviabroffoni @enrique.viale @guillefolguera @no_al_acuerdo_con_china

Una publicación compartida por XR Rosario (Argentina) (@xr.rosario) el

 

Actualmente en Argentina se producen cerca de 600.000 toneladas de carne de cerdo por año, principalmente en las provincias de Buenos Aires, Córdoba y Santa Fe. Según fuentes oficiales, el acuerdo con el país asiático implica la instalación de 25 granjas industriales con el objetivo de exportar 900.000 toneladas de carne porcina en cuatro años. 

Según trascendió, entre dos y tres granjas se establecerían en territorio santafesino, aunque la peor parte se la llevarían las provincias del norte y noroeste del país, un terreno muy afectado ya por las deforestaciones. 

"La instalación de estas granjas de cerdos en las provincias que más deforestaron durante las últimas décadas generará aún más presión sobre los bosques, ya que aumentará significativamente la demanda de maíz y soja para alimentarlos", advirtió Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace en contacto con la prensa.

"Más desmontes significan más enfermedades, más cambio climático, más inundaciones, más desalojos de comunidades campesinas e indígenas, y más desaparición de especies en peligro de extinción, como el yaguareté. Los gobiernos no deben seguir siendo cómplices de este crimen. No podemos perder ni una hectárea más", advirtió.