El presidente Alberto Fernández se reunió con representantes de los distintos bloques del Congreso y este jueves lo hará con los gobernadores para sumar a todos a la batalla contra el coronavirus, que suma 97 infectados en todo el país y que en el mundo contabiliza 8.000 muertes y más de 200.000 contagios.

“Aplanar la curva”, que en términos simples significa evitar que el número de contagios y de víctimas escale como consecuencia del contacto directo. Por eso es que piensa en la cuarentena total. No se definió la fecha posible, pero podrían adelantarse feriados y en el foco está evitar la circulación en Semana Santa. Implicaría cierre de fronteras y nula circulación en rutas y lo mínimo en las calles de la ciudad. Comercios para alimentos e insumos básicos podrían quedar en pie.  

"Si tenemos que profundizar el aislamiento para evitar que se expanda la epidemia, lo vamos a hacer", dijo el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa , en una conferencia conjunta con los jefes parlamentarios de la oposición, después de la reunión con el Presidente. El jefe del interbloque de Juntos por el Cambio en el Senado, Luis Naidenoff , anticipó que la reunión entre Fernández y los gobernadores será "central y definitorio".

El jefe de Estado recibirá este jueves en Olivos, a partir de las 17, a los gobernadores provinciales, siguiendo esta misma línea de encuentros "más allá de las ideologías" y "las diferencias políticas", tal como se destacó en la conferencia de prensa.

El presidente intentará recuperar la centralidad de las decisiones, luego de que siete provincias ya cerraron sus fronteras unilateralmente. Chaco, Salta, Santa Fe, Jujuy, Mendoza, Santiago del Estero y Tierra del Fuego fueron las provincias, alhgo que no cayó muy bien en el gobierno. 

"El presidente es el comandante de esta batalla", dijo el titular del interbloque Juntos por el Cambio, Mario Negri, que junto con el resto de los jefes de los bloques parlamentarios le dieron su apoyo "para que tome las medias que considere necesarias".