La Fiscalía de la Unidad de Delitos contra la Integridad Sexual desestimó la denuncia penal por presunto intento de secuestro contra un conductor de taxi, radicada el pasado lunes por una joven rosarina. La acusación se volvió viral tras una serie de videos que publicó la joven en su cuenta de Instagram contando lo sucedido.

La decisión del fiscal Ramiro González Raggio fue tomada tras el análisis de los audios que corresponden al teléfono móvil aportado de manera espontanea por el taxista. Además se realizó el relevamiento de cámaras de seguridad para corroborar el trayecto del GPS del vehículo.

Según lo informado por Fiscalía, se pudo comprobar que los dichos a los que la joven hace alusión en la denuncia como presuntos diálogos que tenían como fin su secuestro "correspondían a una conversación del denunciado con su hijo vinculada a la organización de la cena de dicha noche".

En este marco, González Raggio justificó su decisión "atento a que las constancias y los dichos tanto de la denunciante como del denunciado y la evidencia objetiva recabada en la investigación no presentan elementos que configuran un delito penal".