El centro rosarino se llenó de jóvenes que iban y venían. Los que estaban yendo, reclamaban por la continuidad de un programa de capacitación laboral que les permitió ver un poco de luz al final del camino. Los que estaban volviendo, retornaban a su casa luego de una noche de festejos por la finalización del cuarto año de la secundaria. La juventud invadió las calles para mostrar dos realidades diferentes y dejar de manifiesto que sigue vigente la deuda de la política con algunos sectores de la sociedad.

Cientos de capacitadores, acompañantes y beneficiarios del programa Nueva Oportunidad marcharon, este jueves por la mañana, para reclamar la extensión del plan durante los meses del verano y se convierta en una política de Estado.

"Este reclama es para que nuestros jóvenes puedan seguir y que las nuevas autoridades conozcan el trabajo", señaló Ana María, de la cooperativa Lealtad de barrio La Delicias.

La capacitadora en marroquinería y talabartería le comentó a Rosarioplus.com que el programa le permitió a muchas de las alumnas aprender un oficio y tener una fuente de ingreso para sus hogares: "Tengo muchas mamás jóvenes que aprendieron el oficio y ya tienen su emprendimiento, es una salida laboral".

"Que se transforme en ley, porque los jóvenes se merecen la oportunidad", indicó la militante social de zona sudoeste.

La movilización comenzó a las 10:30 horas.
La movilización comenzó a las 10:30 horas.

Por su parte, Luis Alberto, alumno de un curso de computación en barrio Industrial, comentó: "Aprendemos mucho en el Nueva Oportunidad, es un pasatiempo que a la vez no sirve para tener un empleo bueno a futuro".

En cuanto a la importancia del programa, el joven dijo: "Sirvió mucho porque algunos están saliendo de la calle y la droga, cuesta pero están saliendo. Ayudó mucho en el barrio".

El Nueva Oportunidad convoca a jóvenes de entre 16 y 30 años que hayan dejado la escuela, no tengan empleo ni formación en oficios. Les permite capacitarse y participar de espacios de intercambio y reflexión para que adquieran herramientas de inserción laboral y hábitos de convivencia social.

Las capacitaciones se dictan en Centros Comunitarios, Cooperativas, Centros de Convivencia Barrial, Centros de Salud, clubes, vecinales, organizaciones sociales y políticas, centros productivos de la Municipalidad, escuelas técnicas y primarias nocturnas.

El programa que capacita a 18 mil chicos en toda la provincia (más de 7600 en Rosario y Gran Rosario) finaliza en diciembre y la continuidad del convenio durante el verano no está asegurada.

"Los chicos están entusiasmados de seguir con el curso para que el día de mañana puedan conseguir un trabajo digno", afirmó Inés, integrante de la cooperativa de trabajo Los Tobas/La Roca.

La acompañante en el taller de plomería indicó que es importante que el Nueva Oportunidad continúe para que "los chicos puedan seguir avanzando, proyectar conseguir más trabajo y puedan tener un futuro digno".

Los cientos de jóvenes y sus capacitadores, así como militantes sociales y organizaciones sociales, marcharon desde plaza San Martín (Moreno y Santa Fe) hasta la plaza 25 de Mayo con una consigna fija: que el Nueva Oportunidad siga y se convierta en Ley.