El músico rosarino Mauro Basso quiso aprovechar una oferta muy tentadora que encontró en las redes sociales y terminó formando parte de una estafa cruzada. El cantante había brindado sus datos personales a un supuesto vendedor para adquirir un kit de grabación home studio. Unos días después se dio cuenta de que habían abierto una cuenta virtual con su nombre y estaban estafando a otras personas con su identidad. 

"Fui víctima de una estafa virtual", reconoció el músico y docente, y relató a Rosarioplus.com cómo fue el engaño:  "El 17 de agosto realicé una consulta a través de una cuenta de Instagram a una página que ofertaba un kit de grabación para home studio. Se comunicaron conmigo, me solicitaron todos mis datos personales, los cuales les facilité, les mandé la foto del documento que me pidieron y esperé la confirmación, que nunca más llegó". 

El aparente local de música que se encontraba liquidando su stock por Internet ante un inminente cierre, se llamaba "Focusrite". Por supuesto, unos días después de concretadas las estafas, la cuenta en Instagram fue dada de baja.

"A los dos días les escribo nuevamente, a un número de teléfono de Capital Federal que me habían pasado, y no recibí ninguna noticia. En esa misma semana recibo un mensaje vía Instagram de un muchacho de Buenos Aires, expresando que tenía mis datos personales y una cuenta virtual, la cual desconozco porque no cuento con una, y que me había depositado el dinero para que le envíe el kit de grabación", comentó Mauro y continuó: "Me pareció rarísimo, pero había palabras y situaciones que parecían familiares".

La consulta del cliente y la desaparición de los supuestos vendedores del producto le permitieron al músico rosarino deducir que habían utilizado sus datos para habilitar una cuenta en la plataforma Mercado Pago y recaudar dinero de otros compradores en ella.

"Se puede decir que es una estafa cruzada", afirmó el cantante, en diálogo con Rosarioplus.com, quién rápidamente realizó la denuncia judicial en Rosario y le sugirió al cliente engañado que hiciera lo mismo en su ciudad. 

"Me quedé tranquilo después de hacer la denuncia. Pero esa semana hubo tres casos más", lamentó.

Para evitar que otras personas se contacten con él pensando que era un vendedor de equipo de audio, Basso subió un video a sus redes sociales para explicar la estafa y alertar al resto de la población. 

Además, el docente contó que tras insistir por casi un mes, pudo lograr que su cuenta virtual sea dada de baja. "Realmente fue bastante agotador, no se puede creer que sea tan fácil habilitar una cuenta y tan difícil contactarse para hacer un reclamo", criticó y agregó: "A raíz de la desactivación que Mercado Pago hizo de dos cuentas a mi nombre, tengo que ampliar mi denuncia para dejar sentados los hechos".

Aunque no tuvo conocimiento de la cantidad de dinero depositado en las cuentas a su nombre, Mauro recibió el reclamo de tres personas que habían realizado una transferencia por algún producto. Un hombre de Buenos Aires había abonado tres kits de grabación (40 mil pesos), una mujer de Neuquén un solo combo y un chico había comprado una Play 4 de 17 mil pesos.

"Caí como puede caer cualquier persona", manifestó el rosarino y concluyó: "Gracias a la publicación en Facebook, tuve varias consultas que pudieron alertarse y evitar hacer una transferencia".