De la docena de balaceras contra inmuebles de funcionarios judiciales vinculados al juicio a Los Monos, la de este martes por la madrugada contra el frente del Ministerio Público de la Acusación (MPA) es la primera que tiene nombre y apellido: seis hombres detenidos -dos de ellos, menores de 17 años- que serán indagados para intentar averiguar quién ordenó ese atentado. Además, otros tres sospechosos detenidos lejos de allí, dos de los cuales son policías, suman en total 9 personas arrestadas que serán sometidas a audiencia imputativa entre el jueves y el viernes.

El acierto policial tuvo una persecución “compleja”, según narró esta mañana Juan Pablo Bengoechea, jefe de la Unidad Regional II. Los cinco balazos contra el frente de la sede de la Fiscalía de Montevideo 1968 sucedieron cerca de las 2.30. El custodio sólo llegó a vislumbrar un vehículo, un Renault 9 gris desde el que presuntamente se alzó la pistola que descerrajó los disparos. El auto huyó y en calle España dobló hacia el sur.

Vale aclarar que las primeras informaciones dieron cuenta de una moto además del vehículo. Pero las capas y cuadrantes policiales advirtieron sólo un auto dirigiéndose al oeste. En Gaboto y Francia comenzó el seguimiento a alta velocidad.

Esquina donde se detuvo al vehículo con los presuntos pistoleros.Esquina donde se detuvo al vehículo con los presuntos pistoleros.
Esquina donde se detuvo al vehículo con los presuntos pistoleros.

En el trajín se produjeron dos intercambios de disparos. Entre fogonazo y fogonazo, los patrulleros perdieron de vista por un momento el vehículo. Lo reencontraron en 24 de Setiembre y Crespo, donde se reiteró el tiroteo. Al rato, el cerrojo policial dio sus resultados y en la estación de servicios ubicada en Bulevar Seguí y Avellaneda lograron interceptar el coche, pero en su interior sólo estaba el conductor, un joven de 23 años. En el interior del Renault 9 había cápsulas calibre 9mm pero no el arma. Presumen que hay cómplices que se arrojaron en el camino, con el auto en movimiento.

Durante la fuga había al menos tres personas más, por lo que se comenzó a buscar en las inmediaciones. “Aparentemente se tiraron del vehículo 3 a 4 personas”, sostuvo Bengoechea. Finalmente detuvieron a cuatro jóvenes que habían robado un vehículo al voleo e intentaban escapar. Minutos después se detuvo a otro joven que tenía prendas que coincidían con las observadas durante la fuga. Esta detención ocurrió en Presidente Perón y Lima.

En otro punto de la ciudad, en zona sudeste, demoraron a tres personas en dos motos en una actitud sospechosa. Eran dos policías y un civil que, de manera poco usual, se intercambiaban vestimenta en la colectora del Acceso Sur. Los agentes tenían su arma reglamentaria y la otra persona portaba un cargador completo. Los atraparon luego de una breve persecución.

“Tengo una leve referencia de una demora de dos empleados policiales y un tercero en otra zona, en Sánchez de Thompson y Circunvalación o Grandoli”, se limitó a decir el jefe de la policía de Rosario, sin vincular el hecho con la posibilidad de haber participado de la balacera contra Fiscalía.