El cuerpo de Carlos "Bocacha" Orellano, el joven que en febrero pasado fue a bailar a un boliche de La Fluvial y apareció muerto en el río Paraná, fue exhumado y derivado al Instituto Médico Legal (IML), este jueves, para extraer un fémur que será enviado a la morgue judicial de la Nación.

El cadáver fue trasladado bajo custodia de la Policía Federal Argentina (PFA) a la morgue judicial, donde familiares y amigos se concentraron desde temprano, para hacer un análisis de diatomea, entre otras medidas de prueba pendientes, y poder determinar si el joven de 26 años estaba vivo cuando cayó al río.

La extracción de la muestra se realizó de la manera prevista y este mismo jueves será enviada a la morgue de la Corte Suprema de la Nación, informó un vocero del MPA. En la intervención forense estuvo el fiscal del caso, Patricio Saldutti.

La muestra del fémur de los restos de Orellano ya había sido solicitada cuando se llevó a cabo la primera autopsia, pero el Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema de la Nación detectó que el material original se había contaminado y no era posible utilizarlo para hacer las pruebas correspondientes.

"Bocacha", el pasado 24 de febrero, fue a bailar al boliche Ming River de la Estación Fluvial y permaneció desaparecido por dos días hasta que su cuerpo fue hallado en el río Paraná, detrás mismo del local bailable.

 

"Queremos que se haga justicia y que vayan todos presos: los policías, los patovicas y el dueño del boliche", afirmó Edgardo Orellano, el padre de Carlos Orellano, en diálogo con el móvil de la Sí 98.9, y agregó: "Sino vamos a hacer justicia por mano propia, ya lo tenemos decidido".

Rodrigo Miró on Twitter