A cinco días de dejar el poder, Mauricio Macri emitió un mensaje de despedida con un balance de su gestión, emitido en cadena nacional. El presidente aseguró que deja un país "mejor que hace cuatro años"; criticó al anterior gobierno kirchnerista, del cual se diferenció destacando que lideró una gestión "sin corrupción" y con "libertad total".

En cuanto a lo económico, admitió que quedan déficits económicos, sostuvo que están "las bases" para que la administración peronista "se apoye para lograr el crecimiento".

El mandatario que el martes traspasará el poder al presidente electo, Alberto Fernández, señaló que al llegar a la Casa Rosada, en 2015, se trazó un esquema de gobierno sustentado en seis ejes:

"Mejorar la cultura del poder y la calidad de vida democrática, recuperar nuestra energía e infraestructura, corregir los desequilibrios económicos, resolver nuestro vínculo con el mundo y combatir el narcotráfico y la inseguridad".

Entre los logros en el área de economía e infraestructura, mencionó el INDEC que ahora es creíble y los avances energéticos, donde "aumentamos la producción de gas y conectamos a un país que venía de cortes de luz" y "sin fuentes de energía renovables".

Admitió que hubo reformas estructurales que "no llegaron a tiempo" y que el resultado de las elecciones PASO, donde ganó la oposición peronista, "nos hizo retroceder varios casilleros" porque "generaron miedo" en la sociedad.

Macri dijo que a mediados de este año "la economía empezaba a despertarse y llevaba tres meses seguidos de crecimiento interanual, pero los resultados de las PASO generaron el miedo al futuro y otra suba del dólar y nos hicieron retroceder varios casilleros".

No obstante, sostuvo que "parte del trabajo está hecho, ordenamos la base de nuestra economía y el próximo gobierno podrá apoyarse en eso para lograr el crecimiento".