El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, intentó equiparar hoy situaciones en regiones fronterizas brasileñas con Venezuela y Argentina en mensajes por las redes sociales, en los cuales enumeró algunas medidas anunciadas por el gobierno de su par argentino Alberto Fernández.

"La situación política de Venezuela tiene reflejos directos en el estado de Roraima: aumento de la violencia y población en situación de calle, empeora la salud y la educación, etc", dijo el presidente de Brasil.

Seguidamentge, publicó que "el nuevo gobierno de Argentina, que forma parte de la frontera con la región sur de Brasil (Rio Grande do Sul, Santa Catarina y Paraná), tomó las siguientes medidas: 1) Doble indemnización para despido sin causa 2) Aumento del impuesto a las exportaciones (granos) 3) impuesto de 30% para compras al exterior 4) Vuelta la discusión de la legalización del aborto".

El presidente Bolsonaro, quien hizo campaña a favor del ex presidente Mauricio Macri, en agosto dijo que los Estados del sur podrían ser "un nuevo Roraima", al referirse al estado norteño que hace frontera con Venezuela y que acoge a los inmigrantes del vecino país.

"Si esos izquierdistas -dijo en Rio Grande do Sul el 12 de agosto- ganan en Argentina podremos tener una situación como en Roraima en el sur de Brasil".

Bolsonaro había advertido, también antes de la asunción de Fernández, sobre la posiblidad de romper el Mercosur en caso de que Argentina no acompañe su política de apertura comercial.

La tensión de declaraciones se redujo el 10 de diciembre último con la presencia del vicepresidente Hamilton Mourao en la asunción de Fernández en Buenos Aires, tras lo cual Bolsonaro dijo que invitaba al nuevo presidente argentino a visitar Brasil.

El futuro embajador argentino en Brasilia, Daniel Scioli, visitó la semana pasada a Mourao y al ministro de la Ciudadanía, Osmar Terra.

Brasil es el primer socio comercial de la Argentina, que a su vez es el tercer comprador externo de los brasileños, detrás de China y Estados Unidos.