El sector lácteo es uno de los sectores de la economía regional que viene de capa caída desde hace años, pero su situación se complicó en los últimos meses. Es que además del estrago que ocasionaron las lluvias intensas, la devaluación del peso y la eliminación de las retenciones al agro impactaron negativamente en la producción primaria, y elevaron sustancialmente los costos de producción de la leche.

Esto quiere decir que la devaluación de la moneda no fue una medida suficiente ni totalmente efectiva para lograr el despegue y deja en situación perjudicial a las empresas que no tienen capacidad de fijar precios, quedando en desventaja frente a las firmas con poder de mercado que se apropian de los excedentes.

Precisamente el mercado lácteo argentino enfrenta pérdidas de producción a causa de la situación climática y problemas de rentabilidad por bajo precio pagado a los productores, según considera en un informe Fundación Pueblos del Sur.

"Los aumentos en los costos de producción no llegan a cubrirse con el incremento del precio de la leche abonado a los tamberos, y el programa de compensación impulsado por el Estado (el que subsidia a los tamberos que producen hasta 3.000 litros diarios de leche cruda) no resulta suficiente, como tampoco lo resultaba durante el gobierno anterior", afirma el informe.

Amplia diferencia entre precio al productor y en góndolaAmplia diferencia entre precio al productor y en góndola
Amplia diferencia entre precio al productor y en góndola

El precio publicado del litro de leche pagado al productor presenta un incremento de 11 por ciento de noviembre de 2015 a marzo de 2016 ($ 2,89 por litro). Mientras que la variación del precio al consumidor es de 51,6 por ciento para el mismo periodo (aun con una notable disminución del consumo interno).

Esta situación amplia el margen entre el litro pagado al productor y el pagado por los consumidores, llegando a una diferencia promedio de 642 por ciento. En góndola, a valores de julio, una leche sachet cuesta entre 14 y 16.50 pesos, y una larga vida roza varía entre 18 y 22 pesos.

"En suma, por la grave crisis internacional y los problemas de financiamiento internos que aquejan al sector lácteo, la Federación Agraria Argentina advirtió sobre el riesgo de cierre de alrededor de 3.000 tambos en 2016. No quedan dudas que el sector lácteo está en una profunda crisis que está llevando a su transformación; la falta de definición de un plan que contemple las cuestiones sociales y económicas desde la perspectiva del interés nacional, son una real amenaza para las empresas del sector", acota el texto.

Leche en polvo

En los primeros 5 meses del año, las exportaciones de leche entera en polvo disminuyeron 31,4% en relación a igual período del año pasado. Específicamente, en mayo de 2016 disminuyeron 19% con respecto a mayo de 2015.

Desde febrero de 2014 se presenta una tendencia negativa en la evolución en el precios internacional. Esta disminución está estrechamente vinculada con el exceso de oferta que tiene el mercado internacional, motivado principalmente por una sobreproducción de Nueva Zelanda y la merma en las importaciones china.