El Índice de Precios al Consumidor de Santa Fe registró en octubre un aumento de 3,7%, con relación al mes anterior, en sintonía con la cifra a nivel nacional que informó el instituto Nacional de Estadística y Censos, la cual fue del 3,8%.

Con este incremento, la inflación minorista en la provincia acumuló un avance de 27,1% en los primeros diez meses del 2020 y 37,5 a lo largo del último año (número superiores a la registrada por el Indec).

En octubre, el rubro prendas de vestir y calzado resultó el de mayor incremento, con un avance de 7,2%, seguido por atención médica y gastos para la salud (4,1%), Transporte y comunicaciones (3,9%) y esparcimiento (3,9). En tanto, el rubro alimentos y bebidas no alcohólicas tuvo un alza del 3,6%.

 

El Índice de Precios al Consumidor de Santa Fe es un indicador que mide los cambios en el tiempo del nivel de los precios de los bienes y servicios adquiridos para consumo por los hogares residentes en la Provincia.

El operativo de campo se lleva a cabo de forma continua en la provincia de Santa Fe y consiste en el relevamiento mensual de aproximadamente 22.400 precios en alrededor de 1.000 locales informantes. En el relevo se visitan los establecimientos, supermercados y tradicionales (resto de los negocios) seleccionados para relevar precios de los distintos bienes y servicios que componen la canasta. Como herramienta de relevo se dispone de un formulario.

La mayoría de los precios que intervienen en el cálculo surgen de la observación directa (es decir,se obtienen a partir de entrevistas en los puntos de venta o a través de operativos de relevamiento organizados desde la oficina central). Adicionalmente, existe un pequeño grupo de precios tarifados o compuestos, que se obtienen a partir de cálculos especiales realizados con base en la información sobre diversos componentes del precio final de los productos.