La industria láctea viene con una fuerte retracción. Al descontento de los tamberos por la baja rentabilidad que tiene el litro de leche se sumaron factores climáticos que hacen la tarea cada vez más cuesta arriba. Sobre este tema habló Bernardo Arocena, titular del directorio de la empresa láctea Cotar, en Sí 98.9 y contó en detalle cuál es la situación que se vive en los tambos por estos días.

"El problema es bastante grave. La lluvia complicó mucho las cosas y la sigue complicando. Porque los campos venían con un problema de rentabilidad importante al que se le sumó un problema climático que para muchos va a ser determinante. Muchos no se van a poder reponer", explicó. 

"Hay mucha alfalfa que se perdió, muchas vacas en mal estado que no se preñaron y esas vacas que tendrían que estar pariendo en la primavera no van a parir. Es decir, esto no se soluciona con que salga el sol. Hay un circuito que está dañado y que va a llevar muchísimo tiempo recomponerlo", expresó el titular.

Además agregó que "esto se suma el desgano de los tamberos que ya venían con una baja rentabilidad. Probablemente muchos decidan cambiar la orientación de su explotación".

Este martes, el titular de la mesa de Productores de Leche Santa Fe (Melprosafé), Marcelo Aimaro, había lanzado una visión muy parecida a la de Arocena, tyrazando un panorama desolador para el sector: "Espero que Dios se apiade de los tamberos y no siga lloviendo", expresó y resaltó que "en el campo es terrible la situación ya que debido a las lluvias, los callejones, los caminos, los corrales, los animales están muy afectados".