Para combatir las fake news, Instagram lanzó recientemente una nueva forma para identificar y señalar fotos falsas o retocadas. Y aunque en un principio parece una buena medida para frenar cualquier tipo de información errónea, los fotógrafos que trabajan con edición de imágenes están alertas. ¿Es peor el remedio que la enfermedad?

El sistema utiliza una combinación de comentarios de usuarios y tecnología para identificar qué fotos pasar a chequear en privado. Si esos verificadores determinan que una foto es falsa, se oculta detrás de un mensaje de advertencia antes de que alguien pueda verla.

Uno de los primeros fotógrafos en alertar sobre esta decisión de Instagram, fue Toby Harriman, quién se encontró con la advertencia de “Información falsa o errónea” y tras hacer click en la superposición que ocultaba la publicación, el fotógrafo descubrió que era simplemente una fotografía de un hombre en unas montañas con los colores del arco iris.

 

Como cuenta el fotógrafo: “Es interesante y curioso, quizás es ir demasiado lejos. Por más que me guste apoyar a asociar mejor la imagen real que una en Photoshop, también tengo un gran respeto por el arte digital y no quiero tener que hacer click a través de las barreras para poder verlo”. Sin duda, nadie hubiese pensado que el 2020 arrancaría con una guerra entre fotógrafos, Photoshop e Instagram,