Seis estudiantes avanzados de la Universidad Tecnológica Nacional de Rosario y uno de la Universidad Nacional de Rosario (ninguno supera los 23 años) se animaron a la propuesta de innovar tecnologías que dio la NASA, y llegaron lejos: clasificaron a la última instancia del concurso, como únicos representantes de un proyecto latinoamericano. Ahora buscan desarrollar su programa.

El Space Apps Challenge es el nombre del hackatón mundial donde participaron no sólo estudiantes sino también desarrolladores, ingenieros, tecnólogos, diseñadores, artistas, educadores, científicos y emprendedores para resolver problemas,  misiones y retos que todos los años plantea la NASA para ayudar a mejorar la vida en la tierra y en el espacio.

El evento fue en abril pasado, y durante 48 horas continuadas compitieron 380 grupos simultáneamente, aproximadamente 180 ciudades alrededor del mundo unidas por el deseo de innovar, y el reto que trabajaron los jóvenes fue evitar choques de drones al ser perdidos de vista por sus operarios, y crearon “formas de mostrar los datos en una pantalla como la situacion climatica, humedad, zonas restringidas de vuelo y sensores de proximidad”, explicó Franco Geretto, estudiantede la UTN.

El proyecto, llamado Geodrone fue creado por Joaquín Cicetti, estudiante de Ingeniería Electrónica de la UNR, y los estudiantes de Ingeniería en Sistemas de la Información Joaquín Sánchez, Germán Hofer, Renzo Grosso, Franco Geretto, Juan Cruz Ibáñez, y Emiliano Banchio Leone.

“Los seis nos conocimos estudiando acá, y por eso armamos el grupo, pero nos faltaba la pata electrónica, por lo que sumamos al estudiante de la UNR”, recordó el joven, quien reconoció que “al principio fue complicado dividir las tareas, pero antes del hackaton nos organizamos, y ya conocemos la preferencia de cada uno para trabajar”.

Algunos de los estudiantes que crearon el sistema para drones.
Algunos de los estudiantes que crearon el sistema para drones.

Geretto recordó la experiencia del hackatón: “Hicimos la aplicación en esos dos días y la presentamos al jurado local, al que aplicaron otros 18 proyectos rosarino, y ganamos junto a otro equipo. De esta forma participamos en la segunda instancia con un jurado internacional, dos proyectos por sede, y 380 proyectos, y de allí fuimos seleccionado entre los 25 mejores a nivel mundial. Fuimos el único de Sudamérica en llegar a esa instancia”. Luego de los 25 mejores se eligieron los cinco mejores, que en la categoría de resolver la geolocalización de drones ganó un equipo de Londres.

Geodrone para rato

El proyecto de los estudiantes rosarinos ya interesó a mucha gente, como apuntó Geretto: “Hablamos con varias empresas de la zona agropecuaria de Santa Fe, y también empresas que hacen drones a medida y que no cuentan con la tecnología que nosotros desarrollamos para competir con primeras marcas que sí lo tienen”.

Ahora buscan pasar del proyecto a su desarrollo comercial. Lo que falta es una legislación nacional en la que apoyarse. “Hay una normativa que es temporal hasta que exista la ley nacional, que restringe en aeropuertos, y fue copiada de una ley de España”.

A falta de una ley que lo regule, cualquier persona puede comprar un drone sin necesitar ninguna licencia. Pero esto no impide que el proyecto se desarrolle mientras no exista normativa.

Mirá el video de presentación que explica el proyecto de sistema para drones: