El "surrealista" amartizaje del explorador robótico Perseverance de la NASA marcó este jueves el fin de un viaje de casi siete meses desde la Tierra a Marte, y el comienzo de la búsqueda de vida anterior en el planeta rojo con la ayuda de innovadores instrumentos tecnológicos.

La misión Mars 2020 Perseverance de la agencia estadounidense superó este jueves con éxito el descenso en el escarpado cráter Jezero tras un recorrido de unos 470 millones de kilómetros desde su partida en julio de 2020 de Cabo Cañaveral (Florida).

"Es tan surrealista", dijo uno de los científicos del Laboratorio de Propulsión de la NASA (JPL), en California, durante la transmisión en directo de la hazaña, mientras todos aplaudían con júbilo. "Perseverance está viva en la superficie de Marte", señalo la NASA tras tocar suelo marciano.

 

NASA's Perseverance Mars Rover on Twitter

 

En busca de vida

El robot, el quinto de la NASA en Marte después de Sojourner, Spirit, Opportunity y Curiosity, comenzó a rodar  sobre suelo marciano sin problemas con la tarea de buscar vida antigua, tomar muestras, estudiar la geología y clima del planeta rojo y preparar el camino para un viaje tripulado.

Perseverancia allanará así el camino para posibles misiones humanas a Marte tras una exploración de más de medio siglo desde el primer sobrevuelo del Mariner 4. rojo, y un helicóptero de cuatro patas y menos de 2 kilos conocido como Ingenuity, que hará en total cinco vuelos.

Amartizaje

Con un peso problemático, el vehículo espacial superó un descenso arriesgado a toda velocidad, en el terreno más difícil escogido hasta ahora por la NASA y con la incertidumbre que ocasiona el retraso de más de una vez minutos de las comunicaciones entre ambos planetas.

La llegada de Perseverance, de mayor tamaño y peso que Curiosity, el otro robot que aún rueda por Marte, fue de forma automática, tal como fue programada por los científicos del JPL, que tuvieron que aguantarse la demora en la señal para saltar de alegría y celebrar con prudencia en medio de la pandemia.

Lo hizo en un área "peligrosa": el cráter Jezero, que se cree fue el lecho de un lago y por tanto sería rico en microorganismos fósiles. "Hola Mundo. Mi primer vistazo al que será mi hogar para siempre", dijo en la cuenta oficial de Twitter el robot.