Desde la Dirección Provincial de Promoción y Protección de la Salud se señaló que el brote de gripe A registrado por estos días en la región tiene una dimensión considerable, mayor incluso que la de los seis casos que confirmó el área de Salud Pública de la Municipalidad de Rosario.

Andrea Uboldi.
Andrea Uboldi.

La directora de Epidemiología provincial, Andrea Uboldi, explicó que “si se habla de seis u ocho casos confirmados en la ciudad es una información errada, porque desde la Provincia reportamos los que fallecen, su perfil y su tipo de gripe (que hasta el viernes pasado fueron tres), mientras que hay cientos de pacientes que están siendo estudiados y son potenciales enfermos de Gripe A”.

La funcionaria provincial se diferenció del criterio de difundir un número concreto de personas ya diagnosticadas, como lo hizo la directora de Epidemiología municipal, Analía Chumpitaz. En cambio, Uboldi prefirió enfocar en transmitir que “lo importante es concientizar a los grupos de riesgo que deben vacunarse, sobre todo los jóvenes que padecen obesidad, hipertensión, asma, diabetes, o son fumadores o mujeres embarazadas”.

De esta manera, Uboldi recordó que desde el 24 de abril circula la gripe A, "cuando se confirmó el primer caso", y aclaró que no hay otras gripes este año como sí hubo en años anteriores.

Cada persona que tiene síntomas de 38 o 29 grados de fiebre, tos seca y dolores en el cuerpo, es considerada con gripe. Algunas requieren de internación, y se estudian los casos que estén en mayor grupo de riesgo como trasplantados o embarazadas o inmunodeprmimidos.

Analía Chumpitaz.
Analía Chumpitaz.

En total están bajo estudio entre 500 y 600 casos, entre ellos neonatos y pediátricos también. Pero según Uboldi, "no tiene sentido tomar en cuenta cuántos pacientes tienen resultado positivo porque son más de seis seguro, y si la población escucha que es un número pequeño piensa que no hay que alarmarse, y de esta forma no hay concientización", cuestionó.

De esta manera, Uboldi instó a la población que forme parte de cualquier grupo de riesgo, niños, ancianos, y por las características de la gripe A, jóvenes con alguna afección, a vacunarse para prevenir la enfermedad.

El virus de la gripe A comenzó a transmitirse en 2009 de persona a persona. Para entonces, no había vacunas y el acceso al antiviral era difícil en todo el mundo, por lo que se transformó en una pandemia y toda la población estuvo en riesgo.

La responsable de Programa Nacional de Control de Enfermedades Inmunoprevenibles, Carla Vizzoti indicó que "como todos los años hay un aumento de circulación del virus de la gripe H1N1, H3N2, y B, y la diferencia con el año anterior es que esta circulación se adelantó varias semanas", pero remarcó que "no estamos ante una pandemia como en 2009".