Una foto desató la polémica. En ella aparecen Mauro Icardi y Wanda Nara de espaldas, tomada por sorpresa, y en ella se aprecia que la figura de la rubia no es tan perfecta como ella suele mostrar.

A partir de ahí surgieron las críticas por el supuesto uso de Photoshop en las imágenes que suele compartir en las redes. Cuando la botinera se enteró de las habladurías acerca, nada más y nada menos, que de su cola, no tardó en contestar.

Junto a un tuit dedicado directamente al periodista Jorge Rial, que en su prrgrama había tratado el tema, subió una imagen suya de espaldas, en ropa interior, para probar que su trasero no necesita retoques, y enviándole lindos deseos al conductor.