Newell's ganó 3 a 0 con la curiosidad de que todos los goles fueron de penal. Se trata de una gran chance de ganar un encuentro, como ligar los dos anchos y el siete de espadas en una mano. Sin embargo ha ocurrido más de una vez este tipo de situaciones en el fútbol. Un repaso por algunos partidos.

Ronaldo tuvo su chance de patear tres penales en un partido. Fue en las Eliminatorias 2006, en un partido jugado en el año 2004 en Brasil. El arquero era Cavallero, quien no pudo ni acertar el palo: uno lo metió en el PT y los otros dos en el segundo, el último en tiempo de descuento para el 3-1. Lo curisoso es que los tres penales se lo hicieron al propio Ronaldo.

 

José Luis Chilavert también tuvo la chance de patear tres penales y por supuesto los convirtió a todos. Fue un 6-1 de Vélez a Ferro en 1999 y se convirtió en el primer arquero en meter tres goles en el mismo partido.

El que primero se viene a la cabeza de los futboleros es el partido en que Martín Palermo falló tres penales para la selección argentina frente a en la Copa América '99 con Marcelo Bielsa como DT. 

 

 

 

 

Licha López erró dos y metió uno en un partido de la Copa Libertadores 2018 frente a Vasco Da Gama y fue el último triplete de un equipo argentino hasta anoche.

El último triplete desde los doce pasos en el fútbol local fue en la fecha 5 del Apertura 2005. En aquella oportunidad, el equipo beneficiado fue Racing y los encargados de gritar los goles fueron Rubén "el Mago" Capria, en dos oportunidades (18 y 65 minutos), y el chileno Milovan Mirosevic (88'). En tanto, José Calderón, a los 56, había descontado para Estudiantes de La Plata.