Moria Casán quedó envuelta en el escándalo por la detención del doctor de los famosos Rubén Mühlberger, acusado de abrir su clínica sin permiso durante la pandemia, de tener medicamentos vencidos y no respetar el protocolo de sanidad con los residuos patológicos.

Meses atrás, la conductora había recibido a Mühlberger en su programa Incorrectas, y promocionado un cóctel de pastillas para combatir el coronavirus. "Está todo armado para que el que tenga síntomas de que puede tener algún problema con el coronavirus o ha viajado, el doctor tiene todo para contrarrestarlo", aseguró la conductora.

Este miércoles, Ángel de Brito contó que Moria estaba enojada por los periodistas que la habían relacionado al doctor. Pero ella, como siempre, desdramatizó la información: aseguró que "está blindada" ante las críticas por defender al doctor, que se encuentra detenido tras un allanamiento en su clínica.

"Einyel, te informan mal, soy la que tiene el palo mayor de los circos mediáticos. Entiendo como nadie el juego televisivo adorado. ¡No estoy enojada, no me molesta nada porque no miro tele y más cuando hay sobredosis de MI Blindada y reseteada contra casi todo. La mayoría que habla de mí salvo muuuuy contadas excepciones, no califican, por tener el ass muuuuy sucio y me halaga que tengan OBSESION por mí. O sea me levantan la autoestima que ya sobrepasó todo", comentó en Twitter.

"Einyel, mirá que lo de la obsesión lo planteaste vos, eh. A mí me divierte pero es increíble como le molesta a todos que no sea YO", concluyó.