El Diez emocionado. (Captura de TV)
El Diez emocionado. (Captura de TV)

En una extensa entrevista con TyC Sports, Diego Armando Maradona abrió su corazón y recordó momentos muy emotivos de su carrera y su alegría por poder trabajar en el país. Como de costumbre dejó innumerables títulos.

El segmento recorre las vidas personales y las carreras de futbolistas retirados, en actividad y también de directores técnicos. En este caso el programa estuvo íntegramente dedicado a la participación de la leyenda del fútbol quien habló de su presente en Gimnasia, la relación con sus padres, el pasado oscuro con las drogas, Lionel Messi, Emanuel Ginóbili, entre otros temas. 

En primer término se refirió a su dura infancia en Villa Fiorito y contó: "Lo peor que pasé de chico fue el hambre. Y no cambió nada. Yo hoy voy a Fiorito y están las mismas calles de barro, de tierra. Yo no me crié con bicicleta, con asfalto. Dormíamos ocho en la pieza y jugábamos en el barro. Comíamos carne el día que cobraba papá, el 4 de cada mes. Ese día comíamos milanesa y eso era como Navidad para nosotros".

En el ping pong con el programa Líbero, el Diez contó en qué invirtió su primer sueldo cuando jugaba en Argentinos Juniors. ”Me fui a una pizzería de Pompeya y me gasté todo el sueldo con mi vieja. Nos comimos todo y nos tomamos todo” contó entre risas

En el reportaje aclaró que "jamás" se enfrentaría con Lionel Messi, a quien considera un "amigo". "No me enfrentaría con Messi jamás. Yo no lo critico, el pibe viene, juega y dicen que es catalán porque no canta el himno. Yo soy amigo de 'Leito'", aclaró Maradona, quien recordó el momento de la eliminación del Mundial de Sudáfrica 2010 tras la goleada ante Alemania por 4 a 0.

"Yo lo vi llorar como un nene cuando muchos de los que decían 'capangas' estaban buscando vuelos para volverse antes", remarcó el Diez.

Ante la consulta sobre quiénes eran esos referentes que querían retornar rápido de Sudáfrica, el ex DT del seleccionado argentino volvió a apuntar a "uno de La Plata", en referencia a Juan Sebastián Verón.

Sobre éste último, Maradona explicó que la bronca con Verón se generó cuando Juan Ramón, padre de la "Brujita", lo criticó públicamente luego de ese torneo y se sintió defraudado ya que él lo había defendido ante el público que lo silbó durante un partido en el estadio Monumental.

Al ser interrogado por su presente como director técnico de Gimnasia y Esgrima de La Plata, Pelusa fue contundente: "En Gimnasia volví a vivir”.

“La gente de Gimnasia es especial, no tiene nada que ver ni con la de Boca, ni con la de River, ni Independiente, ni nada. Me hace acordar a la de Argentinos Juniors. Hoy en Gimnasia tenemos carencias pero los chicos dan la vida", dijo.

El Diez habló también de la relación con su familia y su importancia en la salida de las drogas. "Que nadie se cuelgue la medalla de haber sacado a Maradona de las drogas. De las drogas me sacó Dalma", reveló. 

"A los chicos les digo: no a la droga. No tienen participación con la sociedad, con la familia. Eso lo aprendí de mi viejo porque yo no soy mal educado, yo soy mal aprendido. En mi casa me educaron con amor y cuando tomaba falopa no tenía nada, era un zombie. No prueben", afirmó.

Maradona también elogió a Emanuel Ginóbili, a quién considero como el mejor deportista de la historia argentina. "A Manu no lo contemos, no lo podemos poner en comparación con el resto, es un fenómeno total. Creo que es el mejor de la historia argentina, se lo merece" sostuvo. 

Por último apuntó contra Juan Manuel Riquelme y aseguró hoy que "no" se "sentaría a tomar un café" con el flamante vicepresidente del club.

Una larga entrevista en la que Diego contó anécdotas inéditas y, una vez más, dejó un montón de titulares.