Más de 50 mil simpatizantes de Boca colmaron este jueves por la tarde “La Bombonera” para respaldar a su equipo en la antesala de la definición de la Copa Libertadores ante River, en lo que será uno de los duelos más trascendentales de los últimos años.

Sin la posibilidad de asistir el sábado al “Monumental”, una multitud de fervientes fanáticos de Boca se dieron cita en el estadio para asistir a una práctica abierta que se extendió por apenas 37 minutos y a la que denominaron “Bombonerazo”.

Con la posibilidad de gritar, cantar y alentar a sus futbolistas, los hinchas “xeneizes” realizaron largas filas y se acercaron a las inmediaciones de la Bombonera desde bien temprano, por lo que obligaron a los directivos a abrir las puertas del estadio antes de lo previsto.

Con 400 efectivos para controlar los accesos y apenas 90 personas de seguridad privada en el interior, alrededor de las 17 la capacidad del estadio quedó colmada por lo que los dirigentes advirtieron que no podían recibir más personas. En tanto, se produjeron algunos incidentes.

En ese momento se produjeron algunos incidentes en los accesos por la gran cantidad de público que se quedó sin la posibilidad de ingresar al estadio para respaldar a los jugadores de cara al partido decisivo del próximo sábado.

Por su parte, el plantel salió al campo de juego para disputar un minipartido en espacios reducidos y al terminar saludó a los hinchas en cada rincón del estadio recibiendo a cambio el cariño del público que pidió por la victoria el sábado en el Monumental.