El plato fuerte de la emisión de Podemos Hablar (PH) el sábado por Telefe lo dio la inefable Lizy Tagliani con el hilarante relato de una anécdota sexual disfrazada de queja y denuncia.

Ocurre que Andy Kusnetzoff pidió que avanzaran hacia el punto de encuentro aquellos invitados que hayan tenido que interrumpir un acto sexual "por razones de fuerza mayor".

La primera en avanzar, resuelta y divertida, fue la animadora y conductora de TV trans quien muy suelta de cuerpo dijo: "Yo te cuento. Al principio, era muy sufrida, después de los besos, de eso que se imaginan, de hablar por micrófonos, del karaoke, todo...", empezó con disimulo y guiños cómplices, mientras Kusnetzoff se regocijaba por el impacto en el rating aunque con cierta incertidumbre por el destino al que conduciría el desparpajo de Tagliani.

Es que para ella solo era un monólogo más. "Nunca entendí, cuando estás en pleno karaoke que te dicen ´mirame... mirame... mirame´. ¡No se puede hacer todo! Es imposible", se quejó al referir el momento del sexo oral.

"Estás metiendo la colita para adentro, toda encorvada y ustedes dicen ´¡mirame, mirame!´. ¡Flaco te estoy pete...! Es una denuncia, queremos denunciar", rió Lizy. Y la remató con el gesto habitual en los hombres de tomar del pelo a la mujer durante ese momento. "Tiene un acto de estilismo, se los baja un peluquero", agregó. A su alrededor, hasta los camarógrafos se doblaban de risa.