En el lote de artistas, deportistas y otros famosos que se han contagiado de alguna de las enfermedades del año, a la bailarina Laura Fidalgo le tocó el dengue. "Es horrible, sentís que te morís", dijo en tercera persona a un programa de la tele chimentera.

En entrevista telefónica habló por El Show del Problema y relató cómo empezó a sentir que algo no andaba bien. Empezó por un baño de sol para el que no se puso repelente. La primera señal fueron náuseas.

"Un día tuve que ir de urgencia a buscar unos papeles a mi escuela (de danza). Estaba acelerada y me compré una hamburguesa. Nunca en la vida compro hamburguesa, pero estaba apurada. Ese día me sentí mal, pero pensé que era algo momentáneo. Al otro día tomé sol y no me puse repelente. Volví a tener náuseas más intensas. Yo pensé que eran náuseas porque me había caído mal la hamburguesa. Creí que me había intoxicado", acusó Fidalgo

"Después tuve fiebre y más síntomas. Ahí llamé al médico y charlé telefónicamente. Nunca pensé en que podía tener coronavirus ni dengue, pensé que estaba intoxicada. Pero como seguía con fiebre, al tercer día me mandan una chica, que me dice que lo que tengo podía ser dengue. Fue terrible. Te sentís morir. Los dolores son terribles. Se habla del coronavirus, pero también hay que hablar del dengue. Yo ya estoy en el día 14, pero es terrible”, aseguró.

La bailarina admitió que llegó a temer por su vida: "En un momento sí me dio miedo la posibilidad de morir. No tenés fuerza. Iba al baño porque tenía que ir, pero no te dan ganas de levantarte".