La película Crímenes de familia, disponible en Netflix, generó una polémica a partir de una entrevista en la que una de sus protagonistas –toda una revelación actoral– aseguró que todavía no cobró ninguna remuneración por ese trabajo, y que tampoco pudo ver el film en su lugar de residencia, Misiones. Pero esto obligó al productor Horacio Mentasti a salir al cruce y desmentir a la actriz Yanina Avila, lo que agregó polémica y prensa también a la obra.

El portal misionero Red Magazine Central entrevistó a Avila con una nota que recogió la revista Sudestada. Allí esta mujer de 29 años que se gana la vida como empleada de limpieza en la localidad de 25 de Mayo, en aquella provincia del NEA, contó que en la realidad vive un momento similar al que atraviesa su personaje, la empleada cama adentro Gladys Pereira. 

Su desempeño actoral es sorprendente para quien nunca estudió el oficio de manera formal.
Su desempeño actoral es sorprendente para quien nunca estudió el oficio de manera formal.

"Todavía no vi la película, me encantaría verla", dijo Yanina en la nota desde su humilde vivienda sin Netflix, donde vive con su madre y sus dos hijos. "Para mí es un orgullo, es la segunda vez que trabajo en cine y me enorgullece saber que lo mío fue bueno. Me llena el alma", valoró. Pero se refirió a lo negativo del asunto, la retribución por su trabajo en jornadas de rodaje que llevaban 10 horas seguidas. "Lamentablemente, en la parte económica no estoy nada bien, trabajo en el área de limpieza, vivo solo con mi sueldo. De la película no recibí un peso. En el contrato que firmé no figuraba ni una cantidad de dinero específico, solamente durante el proceso de grabación la producción se hizo cargo de mí y de mi hijo, que también forma parte de la película con sus pocos años", contó.

"Soy una luchadora, lucho para pagar el alquiler de la piecita en la que vivimos mis dos hijos, mi mamá y yo, lucho cada día”, explicó quien actúa como la empleada de un matrimonio de clase acomodada encarnado por Cecilia Roth y Miguel Ángel Solá. El nudo se desencadena sobre la acusación contra Gladys de matar a su bebé recién nacido y otra paralela contra el hijo de Roth y Solá por violencia de género.

La difusión de esta nota disparó la reacción inmediata del productor del film, Horacio Mentasti, quien dijo que eso es falso. “Estamos poniendo a disposición recibos de pago y toda la documentación respaldatoria”, dijo este martes.

“Ningún rodaje en la Argentina puede comenzar sin un contrato y el pago ejecutado. Apelo a la buena fe y ética personal de no ser cómplice de desinformación que perjudica el trabajo de mucha gente”, añadió el productor.