Lucía tenía 16 años y vivía en el sur marplatense con sus padres.
Lucía tenía 16 años y vivía en el sur marplatense con sus padres.

La Justicia absolvió a los tres acusados por el abuso sexual y femicidio de Lucía Pérez, la adolescente asesinada en Mar del Plata en octubre de 2016 tras ser drogada. En tanto, dos fueron condenados a ocho años de prisión por "tenencia de estupefaciente con fines de comercialización".

Los jueces Facundo Gómez Urso, Aldo Carnevale y Pablo Viñas, integrantes del Tribunal Oral en lo Criminal 1 (TOC 1), consideraron que no pudo ser probado el abuso sexual ni el femicidio de Lucía Pérez, por lo que decidieron, por unanimidad, absolver a Matías Farías (25), Juan Pablo Offidani (43) y Alejandro Maciel (61).

Farías había llegado al debate acusado de ser el autor del delito de "abuso sexual con acceso carnal agravado por resultar la muerte de la persona ofendida y favorecido por el suministro de estupefacientes", Offidani como "partícipe necesario" del mismo delito y Maciel por "encubrimiento agravado".

Por otra parte, los jueces condenaron por unanimidad a Farías y a Offidani a la pena de 8 años de prisión por la "tenencia de estupefacientes con fines de comercialización agravado por ser en perjuicio de menores de edad y en inmediaciones de un establecimiento educativo", y les aplicaron una multa de 135 mil pesos a cada uno.

"Es una locura, pero la Justicia se mueve así. Parece que estos asesinos no le dieron nada a Lucía: que no la drogaron, no la violaron, no la mataron. Pero acá empieza otro camino, porque nosotros vamos a seguir con la lucha", aseguró Marta Montero, la madre de Lucía.

El caso Lucía Pérez tuvo una fuerte repercusión a nivel nacional e internacional desde su inicio, luego de que la fiscal que originalmente estaba a cargo de la causa, María Isabel Sánchez, informara en las primeras horas de la investigación que la víctima había sido drogada, violada y "empalada".

Este hecho derivó entonces en el primer paro internacional de mujeres que se realizó en la Argentina en 2016, con el impulso del movimiento feminista Ni Una Menos.